Estadistica

lunes, 23 de enero de 2012

Sopa de cebolla o nunca más Nanas de la cebolla



Pensando en el cantito que iba a ilustrar hoy la receta, enseguida me vino a la mente Serrat (uno de mis mayores ídolos) y su versión del poema de Miguel Hernández, esto me hizo reflexionar que la cebolla no siempre es dulce, también puede ser amarga, muy amarga. Ojalá nunca más le tengamos que dar ese valor sino que  sólo conserve el protagonismo del poema. Que recordemos que muchos españoles pasaron mucha hambre y no necesitaron de ninguna receta para comérsela a bocados.

La cebolla me vuelve loca, yo sin cebolla no sabría cocinar pero me das una cebolla y a partir de ella me salen cientos, miles de recetas, precisamente una de las primeras recetas que publique aquí  fue  una de cebolla,  la bautizaba como el cuento de la Cenicienta, y es que le tenía que dar su homenaje por ser la aliada, esa amiga que casi siempre me acompaña en todos los platos. Os pongo el enlace aquí por si no la habéis vistoCebolla rellena o el cuento de la cenicienta.

Hace años,antes de la crisis cuando no me importaba gastar el dinero alegremente estuve una semanita en París, mi hijo Sergio, estaba de erasmus y fuimos a visitarle. Me acuerdo que el primer dia comimos en un bistrot al lado de la Torre Eiffel, nunca hasta entonces había probado la sopa de cebolla y fue mi hijo quien me la recomendó. Bien, me entusiasmó tanto que me tire casi todos los dias pidiéndola en todas partes.
Bueno la sopa y el steak tartar que también comí por primera vez allí. Ja, ja.

Desde entonces la he hecho muchas veces al principio con resultados muy regulares y reconozco que desde hace ya, algún tiempo me sale espectacular casi, casi tan rica como en aquel bistrot, sólo que en mi casa claro y eso si que no es lo mismo..



Ingredientes para 4 personas:

-2 Cebollas grandes cortadas en juliana (tiras finas)
-1 cucharada generosa de Mantequilla
-1 cucharada de Harina
-1 l y 1/2 litro de  caldo de pollo o agua y una pastilla
 
-Sal
-Un chorro de coñac  (Opcional)
- 8  Rebanadas de Pan tostado en rebanada fina
-4 lonchas de queso edam  u otro que funda bien
-Queso Rallado parmesano

-4 huevos  (opcional)
-1 cucharita de concentrado Bovril (frasquito de concentrado de carne)



Elaboración:

1.-Se pelan las cebollas y se cortan en rodajas finas. Si son muy grandes que no queden excesivamente largas pero si tienen que quedar visibles.

2.-Se pone la mantequilla en una cazuela de acero inoxidable a fuego medio. Cuando esté derretida se añade la cebolla y se mezcla bien. Se tapa y se remueve de vez en cuando durante 10 minutos. Se sala y  se deja hasta que la cebolla esté caramelizada. Tarda por lo menos 15 minutos más. Se remueve de vez en cuando para que se haga uniformemente y quede con un color oscuro homogéneo, sin llegar en ningún momento a quemarse. Con un color dorado.





3.-Mientras se hace la cebolla, se pone el caldo
 a calentar. Una vez que la cebolla esté lista se añade la harina y se mezcla bien hasta que la harina pierda el color de cruda. Se incorpora un poco del caldo, se remueve bien y se añade el resto junto con la cucharadita de bovril. Se deja a fuego medio durante 1 hora,  añadiendo un chorro de coñac si nos gusta. Yo siempre se lo hecho. 
 Si lo hacemos en olla express con tenerlo 20 minutos bastará.

4.-Tostamos las rebanandas de pan y reservamos.

5.-Se precalienta el grill del horno. Se echa la sopa muy caliente en bols individuales o tazones que sirvan para el horno. Se pone sobre cada uno dos rebanadas de pan tostado, de manera que se cubra toda la superficie. Una loncha de queso  y encima de todo el queso rallado.

6.- Se ponen los recipientes en la bandeja del horno y se meten a dorar durante 5/10 minutos, hasta que el queso esté derretido y dorado. Se sirve inmediatamente.

Alguna vez le he puesto una yema de huevo encima del pan, antes de poner el queso, igual que se hace con las sopas de ajo. Es más pesada pero también más alimenticia si el plato posterior es ligero.

Si teneis tazas de consomé de porcelana las podeis meter directamente en el horno, la porcelana aguanta perfectamente el calor.



Los enamorados del fromage como yo disfrutareis muchísimo quemandoos con el queso fundido!