Estadistica

viernes, 2 de marzo de 2012

Arroz con leche de mi ex-suegra o un pedacito de cielo

Con 16 años yo me quedo embarazada y tengo a mi hijo, me caso y maduro de un empujón para sacar a mi polluelo adelante.

Trabajando, luchando  y aprendiendo a convertirme de una niña consentida y  pseudo hippie en una madre en la que la vida la hace darse cuenta que lo importante es mi niño, defenderlo, cuidarlo y dejarme de locuras, que había que trabajar para poder comprar los pañales y los potitos...

Si, potitos porque yo no tenía ni idéa de cocina ,mi madre que se merece un post de arriba a abajo para describirla me enseño: alioli, croquetas, habas a la catalana y poco más... la verdad es que a ella la cocina no le importaba mucho.
Ella me educo para enseñarme a leer, a valorar un cuadro, a entender la poesia, a tener una opinión..a mirar las cosas con ojos de lechuza.

Sin embargo mi ex-suegra era la ama de casa que, con su libro gordo de  recetas nos hacía platos magistrales, castellana y burgalesa, inolvidable su tarta de manzana, sus callos, su bacalao, su cordero y su..arroz con leche Mi trozo  de cielo por ella  este cantito hoy:




Siempre recordaré mis llamadas:
Lucre.. voy a hacer lentejas ¿como las hago?
o ¿qué le pongo al puré del niño? 
Y mis primeros macarrones que los eche con el agua fría y fueron una plasta...

Y su paciencia siempre valorando el tiempo, mimando la comida con el fuego lento..


Durante muchos años he estado haciendo arroz con leche, con mil y una recetas que he encontrado por todas partes, nunca había conseguido la cremosidad del suyo, el punto en que el arroz se convierte en una crema deliciosa.

Cuando ayer hice esta receta, intuia que la cosa iba por buen camino, del blog de recetas de rechupete (Pinchar sobre ella para ir a la receta original)  pero cuando estubo acabada y la probamos realmente tuvimos nuestro pedacito de cielo, el mismo que me ofrecia la madre de mi ex. cuando nos lo hacía los domingos que ibamos a su casa a comer.

Algunas veces el cielo está muy cerca y no nos damos cuenta, sólo el tiempo nos da la medida de las cosas.
Si haceis este arroz con leche, típico asturiano,con las medidas y los tiempos aqui descritos saborareis el cielo y se convertirá en un pedazo de historia en vuestro libro de recetas



Yo he dividido todos los ingredientes entre dos porque no nos gusta comer mucha cantidad de dulce sin embargo, con las medidas indicadas me han salido 7 raciones . A por ello.



Ingredientes:

  • 100  gr de arroz redondo (tipo bomba)
  • 100   ml de agua
  • 1, 250 l.  o 6 tazas de desayuno de leche entera fresca (si encontráis de leche de vaca cruda mejor)
  • Unos trozos de cáscara de limón sin  nada blanco al cortarla
  • 1 ramita de canela
  • 75  g de azúcar blanquilla
  • 1 pizca de sal generosa
  • Mezlca de una cucharada sopera  de azúcar y una de postre de canela en polvo (para el requemado final de la presentación)
Opcional: Un chorrillo de anis

Elaboración:

1. Lavamos muy bien el limón y pelamos su piel  sin mucho blanco que luego nos amargue el postre. Le ponemos también un palito de canela.
Calentamos la leche a fuego medio ( reservando una taza) casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos la piel del limón y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos (infusionando la leche).

2.-En otra cazuela ponemos el arroz con el agua y una pizca de sal y lo llevamos a ebullición, la sal es importante porque le da un toque fundamental  En cuanto el arroz haya chupado todo el agua retiramos. y el arroz aún estará  duro, lo añadimos a nuestra cazuela de la leche.

3.-Lo ponemos a cocer  una hora más o menos. A potencia 3 de nuestra vitro o a fuego muy lento, movemos y vigilamos de vez en cuando. Cuando hemos llegado a ese punto añadimos el medio litro de leche que tenemos reservado. Seguimos con la temperatura baja otra hora más, siempre removiendo para conseguir ese punto deseado de cremosidad. Irá haciendo nata y nosotros la iremos integrando, moviendo y evitando se nos agarre.



4.-Casi al final cuando ya este casi hecho añadimos el azúcar, no antes , porque así evitamos que se pegue. Si quereis echarle el chorrillo de anís también podes hacerlo ahora. Le da un punto delicioso

5.- Se espolvorea de azúcar y canela por encima, yo la queme con un soplete para darle un toque crujiente como el de la crema catalana, sino tenéis soplete, sencillamente lo espolvoreáis,con la mezcla de azúcar y canela.
La sencillez de la receta no hace imprescindible el crujiente. Lucre siempre lo espolvoreaba y para mi era gloria bendita.


Sólo la paciencia y la espera conseguirá que hagamos de este postre una maravilla para el recuerdo.



Cuando un sabor permanece toda una vida es verdad que es, un pedazo de cielo