Estadistica

viernes, 25 de mayo de 2012

Sobras: Bolitas de pollo and queso con alioli y verduras o el sentido del ridiculo

No tengo mucha conciencia cuando perdí el sentido del ridículo, la verdad.

Supongo que ser hija de madre soltera y actriz e ir a un colegio de monjas contribuyó a que tuviera que defender mi dignidad, tener que sobrellevar eso en aquella época,   me hizo crear una coraza en la que los prejuicios o el miedo al ridículo no me amenazaban, ni entonces, ni ahora.


 Más adelante, en mi adolescencia, cuando me quede embarazada con 16 años y seguí acudiendo al instituto a estudiar ya no era para mí ningún problema ir mostrando mi preciosa tripita de futura mamá.

Creo que, por esta falta de prejuicios, odio la mentira, me descompone. La inmensa mayoría de las veces las personas mienten porque tratan de ocultar cosas que les averguenzan, si nada que ocultar el mentir tiene poco sentido.

A modo de ejemplo os voy a contar dos anécdotas de mi vida aunque podría seguir con muchas más pero no es plan de poneros la cabeza loca..

Una noche,en el primer verano que pase con Luis, cuando tenía 28 años, en  Sitges (pueblo donde liberarse del ridículo es facilísimo) hicimos una locura..
Hacía calor, mucho y era madrugada después de tomar unas copillas en la calle del pecado dimos un paseo por la playa, de repente a mí me entraron unas ganas locas de bañarme y sin ningún problema, me quite los tacones y al agua patos, con toda mi ropa puesta.
Al minuto Luis me acompaño.
La cara de los recepcionistas del hotel y de otra pareja que montó con nosotros en el ascensor era todo un poema, los dos chorreando agua y muertos de risa...

Es frecuente en mí que, cuando voy a un restaurante y sobra comida pedirla para llevarmela a casa, como ya os digo, a mi la verguenza no me acompaña nunca.
Un día que, celebrábamos un aniversario, fuimos a cenar a Txistu (Restaurante estupendo muy conocido en Madrid y donde van muchos famosos, especialmente jugadores de fútbol) pedimos varios entrantes y después chuletón de buey de 500 gr.
Estaba todo delicioso pero ya no podíamos más..cuando le dije al maitre que me envolviera en Albal la carne sobrante, que era casi toda,  él me dijo:

-"Claro sra mucha gente me lo pide para el perro"
-Y yo le contesté " de perro nada.. es para mí y para mis hijos que quiero que lo prueben"

A lo mejor, es por eso que, me vuelven loca las recetas hechas con sobras de otros platos y no dudo en hacerlas cuando tengo invitados y además decírselo.

Invitado: " Qué ricas estas bolitas de pollo, estan de muerte"
Helena: Están hechas con las sobras del pollo asado de antesdeayer..
Hasta la fecha todo el mundo ha seguido comiéndolas tan a gusto y nadie se las ha dejado, lo cual prueba que, si tiramos la comida es, cuando de verdad, hacemos el ridículo, pero con nosotros mismos.
Y de paso con el resto del mundo.

Por respeto y por educación, creo que, es deber de un buen cocinero reciclar todos los alimentos y convertirlos en algo apetecible que no vaya a la basura.



Ingredientes:

-Sobras de pollo, con un ¼ de pollo salen 8 (si no tenemos mucho podemos añadir jamón o bacon picadito)
-3 dientes de ajo fritos cortados muy chiquitos (Brunoise)
-2 huevos
-2 cucharadas colmadas de queso Filadelfia
-Harina
- 1 cucharada y media de pan rallado
-perejil, sal y pimienta
-Aceite de oliva
-Restos de la salsa del pollo asado.

Guarnición: 1/2 cebolla, el aceite de los ajos, 1 calabacín, dos pimientos finos uno verde y uno rojo y 2 tomates pequeños. En un wok hasta el punto de cocción que nos guste, yo los tengo como 15 minutos y los tomates los añado al final  dos o 3 minutos antes de llevar a la mesa.


Salsa alioli expres: El alioli me gusta a hacerlo en el mortero a mano pero hay veces que no tengo ganas o tiempo entonces , en el vaso de la batidora pongo un huevo 2 o 3 dientes de ajo (según sean de gordos) y 200 ml.  de aceite de girasol, meto la batidora  sin mover empiezo a batir y cuando empiece a emulsionar ya la muevo arriba y abajo para que se termine de ligar.

Elaboración:

1.- Desmenuzar el pollo  en trozos pequeños y freír los ajos picados, reservarlos.

2.- Mezclar todo como si fueran albóndigas hasta formar un masa compacta (los ajos, el perejil,  1 cucharada y media de pan, 1 huevo y el queso) sazonamos con sal y pimienta



3.- Hacer bolitas empanar con el otro huevo primero por harina , luego por huevo y pan rallado y freír en aceite de oliva. Yo lo hago en freidora.



Se pueden hacer y congelarlas ya empanadas, como las croquetas.

Servir con el alioli y las verduras.