Estadistica

martes, 15 de enero de 2013

Trinxat o "salir del armario"

Mi relación con Barcelona es muy estrecha.
Los que ya conocéis gran parte de mi vida, a través de este blog, sabéis que adoraba a mi madre, los primeros años de mi vida los pasé viviendo en esta ciudad con ella, allí fuí por primera vez al colegio y tengo  mis primeros recuerdos conscientes. 

Después con 6 años ya me fui a vivir a Madrid, pero mi madre compró una casa al lado de Sitges y durante muchos años ha sido un lugar donde he viajado en infinidad de ocasiones.



Sitges es un icono, no solo en España sino en el mundo,  de la cultura gay. Era habitual, incluso hace 40 años encontrarte a parejas del mismo sexo cogidos de la mano por la calle o incluso besándose sin esconder su relación.

Por otro lado, por la profesión de mi madre (era actriz) y su profunda vocación artística,  era muy habitual en mi casa la visita de amigos íntimos homosexuales , incluso algunos de ellos,  hicieron la función de niñeros míos cuando yo era una enana.
El caso es que siempre he visto la homosexualidad como la cosa más normal del mundo y, cuando se aprobó el asunto de matrimonios gays,  me parecio un derecho evidente para esas parejas que, antes no podían legalizar su situación real.

Lo que no me cabe en la cabeza es, la gente reprimida, los hombres y mujeres que viven una vida fingida, los que, por verguenza.  nunca se atreven a confesar su situación.
Como tantas otras veces en mis escritos me repito, la vida sólo se vive una vez y renunciar a una vida sexual natural y acorde con tus deseos, me parece destrozarla.

Este mismo pensamiento va dedicado a los padres que tienen hijos con esa condición, rechazarlos por ello me parece de una crueldad no acorde con los deberes paternos.

El cariño, la sensibilidad, la amistad, la ayuda, la valía de una persona no la da su categoría sexual, sino su categoría humana.

Y esa es mi opinión sobre este tema que me ha venido a la cabeza cuando pensaba en la receta de hoy y es que, cuando decidí publicar este trinxat, enseguida me acorde de mi madre, de Barcelona y finalmente de Sitges y de ahí surgio la idea de hablar hoy sobre esto.



La cocina catalana siempre me ha gustado mucho y he intentado siempre  aprender y cocinar   los platos típicos de su cultura.
Es un plato que hago mucho ya que el repollo o la col como la llaman alli, es una verdura muy habitual en mi casa, nos gusta mucho y esta receta es deliciosa.

Ingredientes para 4 personas:

-1 col mediana
- 2 patatas medianas rasgadas en trozos
- 75 gramos de  panceta cortada en tiritas
- 3 dientes de ajo picaditos
- aceite de oliva y sal


Elaboración:

1.-Poner al fuego una olla grande de agua con sal y un chorrito de aceite de oliva.Quitar las hojas exteriores de la col. Cortarla en tiras desechar el tronco duro . Pelar y cortar las patatas ,cuando hierva, añadir la col y las patatas y cocerlas durante 30 minutos. Escurrir muy bien y reservar. 

2 .- Dorar en una sartén, con el mínimo aceite los ajitos y las tiritas de panceta, cuando empiecen a tomar color se incorporan la col y las patatas bien escurridas y se rehogan a fuego medio (al 4/5 de mi vitro) hasta que quede como un puré. Las vamos chafando para que se vaya mezclando todo.



3.-Subir el fuego para que el trinxat se dore (al 8 en mi vitro, un par de minutos) y dar la vuelta con un plato (como si fuera una tortilla) para que se tueste también por el otro lado. 
Sacamos y servimos.



4.-Servir con la panceta por encima. A mi me gusta asi mezclada con la panceta pero habitualmente se pone la panceta por encima.

El Trinxat también puede ser una excelente guarnición para  una carne o pollo en salsa, muchas veces las utilizo también asi, como en esta ocasión de la foto.



La vida  se debe vivir y saborear de manera natural , de acuerdo a nuestros gustos. Sé feliz siendo tu mism@.