Estadistica

martes, 4 de diciembre de 2012

Coulant express o sonrisa por el chocolate

Muchas veces me habéis escuchado hablar del valor de las sonrisas.
Todas  las mañanas cuando saludo a tod@s y me pongo en marcha, enseguida recomiendo #Serfeliz #Abrazosgratis  y  sonreir ante todo.

La sonrisa genera endorfinas que mitigan el dolor y lo hacen más llevadero, los problemas se enfrentan más fácilmente si cuando pensamos en ellos o los contamos estamos sonriendo.

Tengo amigos que comparten esta filosofía de vida, uno de ellos, Ximo, el otro día me enseño este video clip, hoy lo he puesto aqui, es el mejor ejemplo. Es de Maldita Nerea: "En el mundo genial de las cosas que dices" 


Espero que os haya emocionado tanto como a mí.
Me recordó cuando lo ví,  el día que mi hijo pequeño, Alberto, se cayó de un árbol. El tenía 7 u 8 años. Yo estaba en el trabajo, mi hijo llegó a casa y no paraba de llorar, primero le llevaron al ambulatorio del pueblo más cercano a casa, de alli en una ambulancia al Hospital Clínico de Madrid.

Cuando por fín me avisaron al trabajo, mi hijo ya estaba en el quirófano. Pilar la mujer de su padre entre lágrimas,  me recibió al llegar al hospital, había firmado la autorización para la operación con anestesia general.
Le dijeron que la vida de mi hijo estaba en juego. El niño se había destrozado el codo pero la inflamación que presentaba el brazo era muy peligrosa, estaba totalmente deformado.

Mi desesperación de no haberle visto antes de entrar en la operación es algo, que no olvidaré nunca, la pena de no haberle podido consolar y besar fue para mí  insufrible.
Cuando empezó a despertar de la anestesia, ya en su habitación me miró, cuando me vió a su lado me sonrío.. creo que ha sido la sonrisa más bonita que yo le he visto nunca y mira que es risueño mi chico.
Yo también le sonreí y le abrace y asi estuve mucho rato, mientras intentaba que no se durmiese tal como me había dicho la enfermera...

Los días que estuvo ingresado, asi como su posterior recuperación muy dura y dolorosa fueron para mi obsesivos, sólo pensaba en que él no sufriera y que la movilidad del brazo la recuperara del todo.

Todo ello intenté hacerlo siempre desde el positivismo, intentando la felicidad de mi hijo y buscando la sonrisa siempre, en los momentos de dolor y en los momentos en que le notaba en la mirada un pellizco de tristeza, fueron meses duros, afortunadamente, fue en época de verano y tanto su padre y Pilar, su pareja, como Luis y yo pudimos alternarnos para poder hacerle  más llevaderos los momentos tan dificiles que vivio.

Y lo conseguimos. El niño recuperó la movilidad total y no tiene secuelas apreciables, las sonrisas, los juegos, las bromas fueron terapeuticas, en caso de que algun@s de los que leeis esto tengaís algún niño enfermo,mi consejo es sacar esa fuerza que da el instinto y ayudarles a que no caigan en el desánimo. Reir  tiene efecto placebo.

En el curso de cocina que hice hicimos el Coulant y mi profesor Nacho, cuando nos dió la receta nos dijo:
-"Coulant o muerte por chocolate" Tomar nota.

Su versión pasa por congelar los bizcochitos y luego ir al horno, el caso es que a mi me da una pereza enorme hacerlo así y acabe por no hacer nunca el postre en casa.
El otro día le ví a Eva Arguiñano, en el programa de "Hoy cocinas tu" esta versión, como yo digo express, sobre la marcha y me ha convencido, por eso os la dejo aquí hoy me parece bien fácil y cómoda para hacer.

Pero el nombre de Nacho del coulant no lo comparto, asi que yo lo he cambiado por algo más en la linea de lo que cuento hoy por eso, os presento

Coulant o sonrisa por el chocolate


Ingredientes para  4/5 :
-140 gr. de chocolate para cobertura (55% de cacao)
-55 gr. de mantequilla en pomada (Blandita)
-2 huevos
-20 gr. de harina. (Mas o menos es una cuchara sopera rasa le puse de repostería)
-1 cucharada sopera de azucar glass
-1 pastilla de chocolate con almendras por cada coulant

Guarnición: Helado, frutos rojos o fresas, cacao en polvo, azucar glass

Elaboración:

1.-Separamos las claras y las yemas de los huevos. Montamos las claras a punto de nieve, añadimos una puntita de sal. Reservamos

2.-Fundimos el chocolate de cobertura al baño maría o en el microondas, yo lo suelo hacer en el micro, controlo los tiempos y voy abriendo , mirando y moviendo cada 30 segundos al principio y cuando empieza a fundir cada 10.  Me es más cómodo que me evita cacharreo.

3.- Cuando prácticamente está mezclamos con la mantequilla.


4.- Batimos con las varillas las yemas con el azucar, añadimos el chocolate con la mantequilla y la harina tamizada con un colador.

5.-Incorporamos las claras montadas y movemos con cuidado para que se incorporen poco a poco, con la lengua, con movimientos envolventes


4.- Ya tenemos mezclado todo ahora rellenamos los moldes, que les damos con un spray antiadherente o pincelamos con mantequilla y pelín  de harina espolvoreada.

5.- Sólo rellenamos hasta la mitad, ahora ponemos una pastilla en el centro del chocolate con almendras, terminamos de rellenar hasta 3/4 de capacidad. Reservamos.



6.-Cuando vayamos a comer encendemos el horno arriba/abajo a 170 º, cuando estemos por el segundo plato o acabando eso segun veamos, metemos en el horno entre 8/10 minutos estarán hecho.

De este postre gusta mezclarlo con frio, con helado para que el chocolate caliente que sale del coulant haga el juego de sabores. Yo no tenía helado y lo serví con nata montada y  frutos del bosque que tenía bien frios porque eran congelados.l

Los amantes del chocolate, serán felices en vuestra mesa.
Para adornar el plato de servicio espolvoreamos con cacao y azucar glas, el coulant y sirope de chocolate o fresa, eso vuestra imaginación.




La sonrisa de un hijo, nos dá la vida