Estadistica

jueves, 1 de noviembre de 2012

Salmonetes en Papillote o azul y rosa

Unos amigos míos hace años que llevan deseando ser padres, ella ha tenido varios abortos y lo ha pasado regular, ahora ya tiene su niño en brazos.
Bienvenido al mundo Oscarcillo, hoy va por tí.


Me encanta esta canción de Phill Collins. Algún día cuando seas más mayor la cantaremos juntos.

El caso es que tenía que llevarle a mi amiga un regalito al hospital y pensé que una canastilla con productos para el bebe le vendría bien porque eso siempre se gasta y es útil.
Al entrar en la perfumería ví una cesta maravillosa envuelta en celofán con un montón de productos y un gran lazo rosa...:

-"Qué bonita!!  tiene de todo... quiero una igual pero en azul"
-No Sra, sólo la tenemos en rosa.
-¿Y qué tiene para una niño?

Entoncés la dependienta me saco una caja de cartón con colonia y jabón  y un sonajero, nada más, eso si era todo color celeste.
No había mucha diferencia de precio entre ambos regalos, después de pensarlo unos segundos me decidí por la caja azul.

Fui todo el camino hasta el hospital de Motril enfadándome más y más conmigo misma por no haber tenido el valor de haber comprado la cesta rosa.
Era mucho más bonita, tenia colonia, aceite, jabón, un cepillito, un peine y la cesta de mimbre preciosa.
Los productos tenían los tapones también rositas y la marca era buena.

Cuando le dí el paquete en el hospital no le quise contar la historia, pero no pude disimular el poco entusiasmo que tenía con el regalo, ella por supuesto me lo agradecio mucho, el bebe estaba precioso todo vestido de blanco.

Ya de vuelta fuí todo el tiempo refrexionando sobre los prejuicios que tenemos, la cobardía de no romper con ellos, muchas veces actuamos con ridiculez como en mi caso ¿Acaso su madre le iba a dejar de poner el aceite con todo su amor por el hecho de llevar el bote un tapón  rosa?
Entoncés tomé una decisión  a partir de ahora cuando este tema salga a colación por cualquier causa,  seré una defensora total de que catalogar a los niños recien nacidos  con un color predeterminado es una cursilería de tomo y lomo.
No sé desde cuando ni porqué,  existe esa costumbre pero desde luego la ley de igualdad entre hombres y mujeres empieza mal desde el principio.

Mi color preferido es el azul claro siempre ha sido el color que más me gusta para la ropa asi que si algún día tengo una nueva nieta  la voy a vestir de celeste, porque quiero que vaya a mi gusto y no contra mis principios.
Qué crezca libre de decidir cuando tenga criterio, como vestirse y qué ponerse y que nunca tenga verguenza de nada porque, sólo desnudos es cuando somos distintos.

A los pocos días de este suceso los gastrofrikis a través de Face lanzaron el reto de hacer un plato que el rosa fuera el color predominante y me gustó mucho la idéa, desde ese momento decidí que cuando publicara el plato iba a contar esta anécdota y asi poderme desahogar por haber actuado con cobardía.

La receta de salmonetes es de Arguiñano, se la ví en la tele y la apunté  porque la técnica del papillote me parece sana y que consigue dejar el pescado en un punto perfecto y lleno de sabor.



Ingredientes para 2 personas:

-3 salmonetes sin cabezas ni espinas
-200 gr. de judias verdes
-2 zanahorias
-2 puerros
-1 pimiento verde
-1 calabacín pequeño
-1 diente de ajo
-4 cucharadas soperas de vino blanco
-Aceite de oliva virgen, sal y para adornar perejil y cebollino.

Elaboración:

1.-Cortamos todas las verduras en juliana menos el calabacín que lo reservamos crudo y ponemos en una sartén todo a pochar junto con un diente de ajo y un poco de aceite durante 20 minutos. A fuego medio con un poco de sal y tapado. Precalentamos el horno a 200º.

2.- Repasamos los salmonetes que no les quede ninguna espina y guardamos las cabezas y espinas para congelar, nos serviran cuando tengamos que hacer caldo de pescado en otra receta.


3.-Cortamos papel albal o papel de horno en trozos largos para hacer la papillote con él (ver foto) Hacemos una camita con 6 lonchas muy finas del calacacín (crudo) que sazonamos con sal, encima ponemos las verduras que habiamos pochado y luego los salmonetes sazonados con sal.


4.- Ponemos sobre cada paquete 2 cucharadas de vino blanco (yo puse jerez) y unas gotas de aceite. Cerramos bien los paquetes asegurándonos que quedan bien cerrados por todas partes


 5.- Metemos en el horno ya precalentado a 200º durante 6 a 8 minutos o cuando veamos que se infle el paquete, yo lo tuve 6 minutos.
Abrimos con mucho cuidado porque sadrá vapor que quema y presentamos en el plato recién hecho y adornado con un poco de perejil y cebollino.

Es un plato que podemos tener todo hecho con anterioridad sólo a falta de meter en el horno en el último momento.


El rosa es un color muy bonito en la cocina y en las personas también.