Estadistica

viernes, 16 de noviembre de 2012

Asado de carne de morcillo o desentrañando recuerdos de juventud

Hoy estoy melancólica, no sé si es por la dureza diaria de las noticias.
Por el negro futuro que se avecina o porque,  por mucho que una intente ser feliz, hay escollos, hay peldaños que subir y charcos por saltar para conseguir el objetivo.
De momento me voy a poner una canción de la época que  se me pasa por la cabeza ahora. Espero os guste, también habla de recuerdos..


Me gusta el vídeo que retrata el paso del tiempo de estos músicos divinos que se quedaron con un sólo disco, una pena con lo buenos que eran.. qué hubiera sido de ellos, si hubieran seguido su carrera?

Qué pasaría con mi vida si con la experiencia que ahora tengo de mis 49 años volviera de un soplo a mis 15? Qué cambiaría? De qué me arrepiento? Qué me ha enseñado la vida?

Por orden de cosas;  no me arrepiento de haberme quedado embarazada con 16 años, ni de haber tenido a mis dos hijos, lo más grande que me ha pasado en mi vida, ni  siquiera de convivir 13 años con su padre, en los cuales, nosotros,  dos niños, luchamos, peleamos y trabajamos como locos para conseguir que nuestra vida no se truncase más de lo que ya lo había hecho. Ahora tengo un excelente amigo que  siempre está a mi lado cuando lo necesito.

Si me arrepiento y mucho,  no haber seguido estudiando, de haberme quedado en COU porque mi ilusión era ser periodista y siempre me queda la duda de cual habría sido mi futuro si al final hubiese echo la carrera, mis notas siempre eran magníficas así que, estoy segura que la habría hecho sin problemas. Pero.. nunca se sabe quizás algún dia pueda retomar ese sueño.

También me arrepiento y mucho de los años que malgaste trabajando 12  y hasta 14 horas diarias para triunfar en un trabajo, ganar mucho dinero y sacrificar mi vida, mis aficiones, mi tiempo. Ahora cuando recuerdo, siempre pienso:
- "¿y para qué?" y llego a la misma conclusión, el dinero es sólo absolutamente necesario para cubrir las necesidades básicas, el resto  sobra.

La felicidad no se encuentra en él, al revés produce una esclavitud amarga, porque cuanto más ganas,   más pagas y eso se traduce en problemas y preocupaciones.

No me arrepiento nada, nada,   de toda la gente que he conocido en estos años, los amigos son el saldo final positivo de esos años, mis amigos del trabajo ..mi Anita. Los amigos de mi urbanización  "mis marujas" queridas, veinte años de convivencia y de amistad y, aunque ya no nos veamos tanto si nos queremos igual que siempre, aunque alguna nos haya dejado este año y me haya partido el corazón.

Ayer el blog cumplió cien mil visitas, será eso lo que me ha llamado a hacer balance y a darme cuenta lo que está significando para mi, porque a estas reflexiones tengo que añadir, la felicidad tan grande de haberlo realizado, no sé definirlo bien pero, para mí es como si un trozo de mi, esté siempre asomado a una ventana donde la gente me saluda y me da cariño, donde hablamos y compartimos momentos y donde todos los días me levanto para subir la persiana y veros a todos.

Algunas veces le digo a Luis..
- "Cariño,  el día que muera, quiero que le digas a todo el mundo, lo feliz que he sido, que nadie tenga pena, porque todo lo bueno de la vida lo he recibido" Siempre he estado rodeada de mucho amor, primero en mi infancia, luego en mi adolescencia y ahora en mi madurez .
 Todos los que me leéis  me dais la fuerza diaria para seguir  saltando charcos y aguantando el tirón.

Muchas gracias, por estar aquí y por transmitir felicidad y energía positiva a mi vida. 
Hace tantos años,  como de lo que hablo hoy, conocí un restaurante en Valdemorillo (pueblo de la sierra de Madrid cercano adonde yo vivía , se llamaba los Bravos y se comía genial, no sé ahora que tal, hace muchísimo que no he vuelto.. el caso es que una de sus especialidades era el morcillo asado,  y esa receta, aunque no sea exacta a la que allí se hacía, es la que quiero publicar hoy, porque este plato es viejuno como mis recuerdos, pero nunca me arrepiento de hacerlo.
Espero que os animéis a cocinarlo, ya veréis como no os defrauda nada, el morcillo o jarrete,  como se llama en otras partes de España, es un corte barato y para estas fiestas venideras una buena alternativa a otros carnes más caras. Vamos a ello que es muy fácil:


Ingredientes para 4 personas:

-Un morcillo (jarrete o zancarrón) de unos 750 gr.
-500 gr. de setas de temporada o (congeladas)
-4 lonchas de pancetilla salada cortada en lonchas finas
-1 cebolla en brunoise ( todo picadito)
-1 diente de ajo "
-1 zanahoria  "
-1/2 rama de apio "
-1/2 puerro  "
-Harina
-1 vaso de vino tinto ( a ser posible rioja o de calidad)
-1/4 litro de caldo de carne o (agua con una cucharada de bovril)
-Aceite de oliva virgen, sal



Elaboración:

1.- Precalentamos el horno a 200º. Pasamos la carne por harina y la doramos en una cazuela  en un  poco de aceite y a fuego bien fuerte para que se nos dore y se nos selle enseguida con una costrilla, cuando casi humee el aceite doramos bien por todos los lados, reservamos, apartamos la cazuela del fuego y dejamos que pierda temperatura.

2.-Pochamos en esa cazuela la cebolla, el apio y el puerro en un poco de aceite y a fuego lento durante 10 minutos, incorporar el vino, raspar con las cucharara para recuperar los jugos que dejo la carne y dejar durante 1/2 hora.Siempre con el fuego lento


3.- Mientras metemos la carne en el horno, la sazonamos de sal, le ponemos un hilillo de aceite y la regamos con el caldo de carne o con el agua en la que habremos disuelto el bovril, la tendremos 1 hora y media, la regaremos de vez cuando con sus jugos y si es necesario le añadiremos más agua si vemos que se nos queda seca.


4.- De la misma manera en lo que se nos hace la carne en el horno, ponemos en una sartén  a saltear, con una gota de aceite los ajos, la pancetilla ,  las setas y las zanahorias a fuego fuerte aproximadamente unos 10 minutos, sazonamos y reservamos



5.- Cuando esté hecha la carne la cortamos y los jugos de la fuente del horno los añadimos a nuestro sofrito de verduras (puerro, apio, cebolla y vino) todo junto lo pasamos por la batidora. Ya tenemos nuestra salsa de fondo.


6.- Servimos la carne troceada en lonchas sobre su fondo de verduras y con el salteado de setas y zanahorias como guarnición por encima.

Ya vereis como este plato que podeis tener preparado con anterioridad y calentar para comer al fuego normal la salsa, el salteado de setas y la carne (ya cortada mejor en el micro) es un recurso excelente para una buena comida de fiesta.



Espero que mi experiencia os sirva, no sólo para cocinar este plato,  sino para reflexionar sobre el objetivo en nuestras vidas, pensar y vivir en positivo y repartir cariño, son la mejor fórmula para intentar ser feliz cada día.