Estadistica

martes, 6 de noviembre de 2012

Pastela moruna o el viajar es una placer..a veces

Acabo de volver de un mini crucero de 3 días,. Salía de Málaga y hacía escala en  Casablanca y Tanger, la oferta en precio era irresistible ya que llevaba el todo incluido en bebidas y comidas por 172€/persona . El barco es bueno, es la tercera vez que viajamos en él , e iba sobre seguro .  Ibamos a disfrutar al igual que lo hemos hecho en los otros siete anteriores que ya hemos echo.


Mi Luisito dice que cualquier día nos van a llamar de pullmantur para regalarnos uno,  porque hay que ver la publicidad que les hacemos con el boca a boca...pero esta vez la cosa salio regular...

Le he pedido a él que me dijera una canción  para ilustrar nuestra historia y me ha aconsejado que buscará una de Luz Casal, que le gusta mucho, elegí esta por su letra tan sabia.





Y es que cada viaje, cada experiencia,  son la fuerza que me impulsa cada día a levantarme y a luchar ante los problemas,  entre mis recuerdos.

Para meternos en situación nos vamos directamente a Marruecos embarcados en esta pastela moruna que publicaré hoy: 






Llegamos al barco llenos de ilusión como siempre y con la intención de disfrutar al máximo de todo, de bailar, de comer bien, de comprar especias y cosméticos marroquis y de conocer a gente maja.


Todo esto se cumplio pero.. digamos que, por mi cabeza loca, nos metimos en una aventura que podía haber salido mal.

El primer dia de crucero en Casablanca todo fue normalmente, lloviznaba y como ya conociamos la ciudad y su mezquita, por cierto una obra faraónica e increible,  nos dirigimos directamente a la medina, alli me compre un tajine (tenía unas ganas locas de tener uno) , una camisa para Luis y un bolsito para mi, poca cosa que no estamos para comprar a lo loco.


Mi tajine, al que espero darle buenos usos je, je






Si queréis ver fotos en mi perfil de facebook ( pinchar en el enlace http://www.facebook.com/helena.delvalle.35?ref=tn_tnmn) encontrareis algunas, por cierto si quereis seguirme como amig@s os espero!



Pero bueno una de las cosas más divertidas de los cruceros es que siempre haces amig@s en las cenas ya que compartes mesas y siempre charlas.. y así fue como conocimos a Silvia y a Rolan una pareja encantadora de holandeses, aunque ella reside en Mijas desde muy jovencita,  en el restaurante el primer día y posteriormente bailando en una de las fiestas que hacen en los cruceros.

Charlando por la noche decidimos alquilar un taxi juntos para al dia siguiente en Tanger. Ellos tenían idea de visitar sólo la ciudad. Como yo ya la conocía les convenci en ir a ver Asilah ( si pinchais en el nombre vereis lo bonito que es):


-"tan sólo está a 40 Kms. de Tanger"

-"Qué bien pues como tenemos mucho tiempo, vamos alli y luego visitamos Tanger, de acuerdo? pues fenomenal.."


La cosa empezó medio regular pues ya diluviaba cuando salimos del barco.. como yo le hecho mucho morro a todo,  me dejaron a mi negociar con los taxistas que son verdaderamente pesaos los pobres  y con los que hay que regatear para poder conseguir buen precio.

Después de varios amagos, al final nos fiamos de uno que tenía una cara de bella persona que se le notaba en la mirada, por 15 € /persona cerramos el trato para visitar todo lo que queríamos (la excursión organizada en el barco valía 45 €/persona). bueno,  menos en realidad fueron 600 dirham el total de los cuatro que son aproximadamente 53 €.


Cuando cierras el trato y te dan la mano te llevan a toda pastilla hasta el taxi para que ninguno te vuelva a parar más, al entrar en el taxi, nos miramos todos alucinando y es que era para verlo, no sé porque no hicimos fotos, creo que por educación.


 No funcionaba:

-Ninguno de los relojes del salpicadero, incluyendo cuenta vueltas, velocímetro  aceite y gasolina, absolutamente ninguno. No teníamos manillas para subir y bajar los cristales, estaban rotas, tampoco funcionaban las manillas de apertura de las puertas.. en el suelo teníamos una alfombra moruna que ocultaba los bajos y no había cinturones de seguridad para nadie ni siquiera  para el conductor.



Seguía lloviendo pero entre risas por la situación,  montamos en nuestro "mercedes" con toda la ilusión.



La carretera era buena, primero paramos en el cabo espartel donde el oceano Atlántico y el mediterraneo se unen, después en las grutas de Hercules, donde la leyenda dice que el heroe mitológico tan trabajador separó Europa de Africa En días normales la costa española se divisa perfectamente porque la distancia a Tarifa es de tan sólo unos pocos kms. Pero ese dia no era normal, seguía lloviendo y cada vez más.


Por fín cogimos la autopista y nos dirigimos a Asilah, en varias ocasiones le dije al taxista que no corriera más que yo tenía miedo, él reía y le guiñaba el ojo a mi marido que iba a su lado, Luis levantaba las cejas y las manos subia los hombros y me miraba pero su fondo de mirada también reflejaba preocupación.


Hubo trozos en el camino que los limpia (menos mal, esos si funcionaban) no podían literalmente con la cortina de agua que tenían que limpiar. Silvia y Rolan sonreían pero también veía una chispa de miedo en sus ojos.


Al final llegamos,  cuando accedimos al Paseo marítimo aquello era como una laguna donde las calles alimentaban y acrecentaban con más agua la carretera, el chofer como pudo traspasó todo aquello y nos dejo en la medina.



A todo esto no llevábamos ni paraguas, pero en Marruecos todos se ofrecen a darte servicio por unos dirham, entramos en una tienda de artesanía y preguntamos por paraguas, no tenían claro, pero un morito echo a correr y en cinco minutos se presento con 2, nos cobro 8 €, no tenía cambio y otra vez echo a correr entre la lluvia y nos trajo las vueltas de 20 €.






Alli seguía y seguía lloviendo hasta tal punto que no podíamos ni hacer fotos ni caminar con los charcos que se estaban formando, decidimos tomar algo al lado de donde estaba el taxi y volver de manera inmediata, nos acordábamos de lo que habíamos pasado para cruzar el paseo marítimo.  




Al cruzar esta calle nos mojamos los pies hasta los tobillos, imposible seguir avanzando, Rolan que es todo un caballero nos dejo resguardados debajo de este tejadillo que veis en la foto y echo a correr en busca del taxi para que nos recogiera, yo estaba preocupadísima nos separaba una distancia de 1 hora a Tanger y no tenía ni idea si íbamos a poder llegar con aquel viejo taxi, Silvia sonreía con esa dulzura que tiene en la mirada...


¡Todavía no llego a creerme que pudiéramos cruzar ese paseo!, estaba totalmente inundado el agua entraba a través de los pedales del taxi, yo pensaba nos vamos al mar y encima no podemos abrir las puertas ni bajar las ventanillas, el conductor dice:

-"Voy a acelerar porque es la forma de salir de aqui y que el coche no se pare"

Yo no sé lo que hizo ,  cerré los ojos y me agarre fuerte a Silvia que estaba a mi lado, ahora tenía pánico, ninguno decíamos nada. De repente,  un policía nos indica por donde dirigirnos en medio de todo, íbamos detrás de otro taxi, enseguida estábamos de nuevo en la parte alta y saliendo del pueblo, lo peor había pasado ya.


Espero que Silvia, Rolan y Luis me sepan perdonar mi locura y mi perra por hacer la excursioncita, creo que si,  porque Rolan se paso todo el camino de vuelta haciendo chistes sobre como podíamos haber vuelto nadando a España y demas ja, ja al final fuimos todo el tiempo riendo ja, ja.
Llegamos a Tanger, compramos todas las especies habidas y por haber, los cosméticos que queríamos  Silvia también pastelitos morunos y corriendo al barco a secarnos estábamos chorreando enteros.


Y en fín este el el pequeño resumen de mi aventura que quedará para siempre "Entre mis recuerdos" así como esta encantadora pareja que acepto todo con buen humor, por eso esta receta hoy va por vosotros amig@s!!

La receta está basada en la que me ha dado mi amiga Catalina del blog COCINA CON CATALINA   sólo con alguna mínima variación adaptada a mis gustos, he visto por la red muchas recetas de pastela pero sabía que esta me iba a encantar por sus ingredientes.

Asi ha sido.


Ingredientes :

-1 filete de muslo de pollo (400 gr) picado en la carnicería o lo picamos en casa
-2 zanahorias medianas (120 gr)muy picaditas
-1 cebolla muy picadita
-1/2 rama de apio (50 gr) muy picadita
-1/2 cucharada de postre de canela
-1/2 cucharada de postre de Ras el Hanout ( mezcla de especies, sino encontráis mezclar un poquito de comino, pimentón, nuez moscada y pimienta)
-1 paquete de pasta filo (sino encontráis podéis hacerlo con hojaldre pero el resultado no es igual, yo lo compre en Alcampo, en refrigerados)
-4 cucharadas de mantequilla derretida
-2 huevos duros
-Almendras laminadas
-Sal, pimienta, aceite de oliva virgen

Para adornar: Azucar glass, canela y almendras



Elaboración:

1.- Ponemos a pochar todas las verduras muy picaditas (cebolla, apio y zanahoria) salamos, tenemos a fuego lento unos 10 minutos (yo le pongo al 3 en mi vitro)

2.-Ponemos a cocer los huevos 10 minutos en agua con sal y un chorrito de vinagre, precalentamos el horno a 190º. Reservamos cuando estén


3.- Añadimos el pollo sazonamos, con sal , pimienta, la canela y la mezcla de especies, vamos vigilando y moviendo el pollo con fuego medio(al 7) hasta que empiece a coger color unos 20 minutos más o menos, vigilar que no se os queme. Ya vereis que olor sale de la sartén... Apartamos y dejamos enfriar.





4.-Antes de abrir el paquete de pasta filo vamos a tener todo preparado porque esta pasta se seca enseguida y entonces se rompe y ya no podemos trabajar con ella, pero es  muy fácil si lo haceis así.
 Ponemos a derretir la mantequilla en el microondas. Pelamos y cortamos los huevos, ponemos las almendras en un plato y la carne con las verduras en otro, todo alrededor de donde vamos a rellenar el pastel. Sacamos un molde desmontable y lo pintamos con mantequilla. Ahora si  abrimos el paquete y sacamos las láminas. Cuando no trabajamos con ellas les ponemos un trapo encima no les de el aire. 

5.-Lás láminas son rectangulares de un tamaño similar a un periódico abierto  las doblamos cuatro veces de forma que nos queden tiras rectángulares largas y cubrimos todo el molde, que nos caiga sobrante hasta la encimera para luego poderlo cerrar,  pintamos con la mantequilla.



6.- Ahora vamos poniendo el relleno, primero la mitad de la carne y verduras, y tapamos con una lámina de pasta que pintamos.

7.- A continuación el huevo con las almendras laminadas, ponemos otra lámina que pintamos de nuevo siempre con la mantequilla que no sólo le dará sabor sino que conseguira que nos quede sumamente crujiente.





8.- Terminamos con el resto de la carne y cerramos tapando con las tiras que colgaban y pintando, yo como no soy muy manitas pues me quedo medio regular pero luego con los adornos y el tueste se arregla mucho, seguro que, a vosotros os queda más apañao.



9.- Ahora la metemos en el horno durante 25 minutos, calor arriba y abajo, vigilando no se nos queme la superficie,  si vemos que se dora demasiado tapar con papel de aluminio, a mi no me hizo falta pero cada horno es un mundo.

10.-Nuestra pastela moruna está terminada y sólo nos queda adornarla a nuestro gusto con un poco de azucar glass, canela y láminas de almendra. Es un plato delicioso yo es la primera vez que lo he hecho pero lo pienso repetir muchas veces porque me ha entusiasmado todo, tanto el sabor como la textura del pastel.
Os dejo una foto del corte que, no hace honor a lo rica que estaba



Espero no haberos aburrido mucho con mi relato, pero me apetecía contaroslo para mi sois todos como  amigos con los que comparto no sólo recetas sino tambien mis recuerdos.