Estadistica

martes, 2 de octubre de 2012

Espaguetis con gambas al pilpil o la experiencia es un grado

Esta mañana hemos ido Luis y yo a ver al hospital a unos jóvenes padres que después de algún intento fallido están exultantes con su primer bebe.

Qué brillo en los ojos! Qué sonrisa permanente! Qué monada de bebe! y cuanta , cuanta felicidad contenida..

No he podido evitar recordar mis partos, sobre todo el primero. Mis miedos con 16 años coger a tu hijo recien parido, sólo pensando si iba a ser capaz de criarlo..


No sé porque pero me ha venido a la cabeza esta canción de Victor Manuel donde una madre lleva su amor hasta lo más desgarrador.

Pero no es eso de lo que yo quería hablar, yo quería hablar de la experiencia.. de la veteranía.. viendo a los padres extrañados porque el bebe lloraba, no dejó de sorprenderme como cuando expulsó los gases ellos sonrieron aliviados, que fácil para mi y qué increiblemente dificil para ellos.

Y es que cuando haces las cosas por primera vez aunque tengas mucha ilusión estas inseguro, el menor  contratiempo se convierte en un obstáculo, en un problema dificil de resolver.

En la cocina pasa eso pero mucho y mucho.. cuando yo publico una receta procuro dar el máximo de explicaciones porque sé que los contratiempos llegarán.

La potencia de los fuegos, los cacharros que utilizamos son algo que, no están contemplados en las recetas y en, muchos casos contribuyen a arruinar una receta.

Sólamente cuando llevas mucho cocinado tienes intuiciones que te dicen... " Se me quema" " Se me queda crudo"  "la salsa está muy floja".. en fin detallillos que la experiencia hace que "l@s que tenemos  algo de experiencia en la cocina" rectifiquemos sobre la marcha.

Por ello me gusta poner temperaturas de la vitro y tiempos lo más exactos posibles porque, a mi juicio,  muchas recetas son desastres por fallos en la temperatura de los guisos..unos ajos quemados arruinan el mejor de los sofritos y se cargarán cualquier plato que vayamos a hacer aunque sea un arroz con bogavante que hayamos comprado con la mayor ilusión.

En fin, fruto de esa experiencia de tantos años en cocina quiero explicaros esta receta para que, los que estais empezando en ello aprendais truquillos que a mi me costaron su tiempo.

Resulta que una de las maneras que más me gusta de preparar el bacalao es confitado en aceite a muy baja temperatura, queda sumamente meloso y extraordinariamente suave al paladar.

Para cocinarlo asi yo pongo abundante aceite de oliva virgen extra en un cacharro hondo y estrecho, con 2 o 3 dientes de ajo hermosos y con un golpe de mortero para que suelten su sabor en el aceite, los tengo unos 10 minutos al 3 en la vitrocerámica.
Pasado ese tiempo bajo al 2 la vitro (65º más o menos) añado el bacalao y espero 15 minutos. Tiene que estar bien cubierto para que quede bien. El bacalao queda maravilloso.

Como lo hago con frecuencia, lo que hago es congelar este aceite para la siguiente vez.. vuelvo a repetir el bacalao (independientemente de más salsas que pueda llevar) y vuelvo a reservar el aceite ya sin congelar para otras recetas.

Aprovecho para hacer, arroz, sopa de pescado, zarzuela u otro guiso en que la gelatina y el sabor que soltó el bacalao pueda servir.

Uno de estos platos para reciclar este aceite es este pil, pil de gambas. Espero os resulte atractivo en mi casa encanta..







Ingredientes:

-100 gr. de espagueti por persona
-1 chile o guindilla de cayena
- 10 gambas peladas por persona
-Aceite sobrante de confitar bacalao
-1 hoja de laurel
-Albahaca para decorar

Elaboración:

1.- Ponemos  la pasta  en agua hirviendo con sal y la hoja de laurel el tiempo que indica el paquete.

2.- El aceite sobrante de confitar bacalao lo vamos moviendo a baja temperatura al 3 en vitro,  hasta que espese la salsa yo me ayudo para ello de unas varillas y voy moviendo  y moviendo hasta que me espesa, ello sucedera en unos 10 minutos..cuando la salsa espese y engorde está lista.



3.- Añadimos a la salsa 1 chile o una guindilla e incorporamos las gambas peladas, apagamos el fuego, en 1 minuto estarán listas.

4.- Sólo queda escurrir la pasta y ponerle por encima el pil pil de las gambas.

Es muy fácil, sólo es cuestión de hacerlo por primera vez, como he dicho la veteranía es un grado que sólo se consigue con la experiencia.

Y la experiencia viene de hacer las cosas muchas veces asi que tranquil@s. Y a la mesa




Esta receta va especialmente dedicada al grupo de face Gastrofrikis alicantinos ( pinchar AQUI) que tantas alegrias  y sapiencia me proporcionan diariamente y con ella quiero contribuir al reto negro. #requetemuakas