Estadistica

viernes, 28 de septiembre de 2012

Buñuelos de calabaza o el sabor agridulce de la convivencia

Hace 2 años y 9 meses que deje de fumar.

Me costo muchísimo para que voy a decir otra cosa, fumaba un paquete diario lo que equivale a 4 € largos hoy en día.
En una de las multiples subidas de precio dije : " Se acabo, está acabando con mi economía y lo que es peor con mi salud. ¿Donde está el placer?"

Luis sigue fumando.
Uno de los motivos de discusión que tenemos en el día a día es ese. ..pero él no puede, yo lo sé, lo ha intentado de mil maneras. Y yo debo de aceptarlo aunque me duela.

La convivencia se basa en eso, tenemos que perdonar y comprender los errores de la pareja, ninguno somos perfectos....


Si tenéis unos minutos no dejéis de escuchar la canción, tiene una letra que expresa muy bien lo que quiero transmitir.

Yo soy insoportablemente dominadora, me gusta controlar todo, eso quiere decir que le agobio mucho con esa presión, pero él me aguanta.
Soy muy perfeccionista, si las cosas no salen bien me pongo de mal humor, pero él me comprende.

Todos los días tenemos que ver por las tardes, la serie de " Bandolera" a mi me horripila, pero a él le encanta... en cambio el otro día él cedió para ir al cine a ver una película francesa que, a priori le parecía un auténtico coñazo. Luego le gusto.

Al final la convivencia se trata de ir cediendo siempre un poco, de negociar, de hablar, de respetar los gustos de tu conyuge, el amor es eso y si no queremos destruirlo hay que hacerlo así.

Mi ex-suegra que siempre me aconsejó muy bien, siempre me lo decía cuando llevaba 50 años casada, sólo cediendo, perdonando y respetando a tu compañero puedes llevar a cabo un convivencia feliz.

Es el sabor agridulce de la vida.
 Hoy atendiendo un reto de face de cocinar con calabaza, me he lanzado a hacer estos buñuelos qué, casí sin azucar,  aportan el dulzor natural, el necesario en cualquier persona.

Aprovechar para hacerselos a los niños, comeran verdura la mar de contentos.


Ingredientes:

-125 gr. de harina normal
-300gr. de calabaza limpia de pepitas, en un trozo.
-1/2  cucharada de levadura química Royal
- 2 claras a punto de nieve y dos yemas
-Ralladura de un limón
-1 cucharada sopera colmada de azucar
-100 cl de agua
-Sal y aceite de oliva virgen.
-Azucar glass y canela para rebozar los buñuelos.



Elaboración:

1.- Precalentamos el horno a 180º y metemos la calabaza envuelta en papel de aluminio durante una hora, siempre lo hago en horno normal pero supongo que si lo hacéis en horno microondas con papel film también valdrá pero desconozco el tiempo porque nunca lo he hecho así.

Cuando esté hecha la pelamos y dejamos templar, una vez asada la piel sale sola.


2.-En un bol tamizamos la harina ( la vamos añadiendo a traves de un colador)junto con la levadura y el azucar, hacemos un hueco en el centro y añadimos las dos yemas, mezclamos e incorporamos el agua. Reservamos.

3.-Montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal. A mano lleva un ratito, es mejor con una batidora de varilla. Reservamos.



4.- Cuando la calabaza ya está fria, la pelamos y  la incorporamos a la mezcla de harina . Pasamos por la batidora.

5.- Incorporamos al bol las claras y mezclamos muy suave, incorporando las claras muy, muy despacito para que no pierdan el aire y se nos baje la mezcla.


6.- En una sartén honda con bastante aceite y a fuego medio/alto (yo al 7 en vitro) vamos friendo los buñuelos de pocos en pocos para que no se nos peguen unos con otros. Yo cojo dos cucharadas soperas y me ayudo una con la otra para que caiga la pasta en la sartén.

De vez cuando, ir limpiando el aceite de mijitas para que no coja mal sabor.



7.- Escurrimos los buñuelos sobre papel absorbente y cuando están fríos rebozamos sobre azúcar glas y un poco de canela (la canela es opcional pero a mi es que me gusta mucho)

Con estas medidas salen como unos 30 más o menos.


"Quiereme que de todas mis flaquezas sacaré la fuerza para sobrevivir" (L.E. Aute)