Estadistica

viernes, 7 de septiembre de 2012

Mini tarta de lombarda a lo San Quintín o dias de risas y lágrimas

He estado varios días ausente y sin publicar por una desgracia.
La muerte de una de mis mejores amigas.
He tenido que viajar a Madrid 2 veces y de manera precipitada por ello he vivido nervios, tensión, cansancio, incertidumbre, preocupaciones y también muchas lágrimas, si muchas pero también muchas risas.

La distancia entre la risa y la lágrima sólo dista muchas veces de un segundo, por ello quiero poner esta canción de Paco Ibañez en su concierto del Olympia de Paris, esta canción  y otras del disco las he cantado con Maite en algunas ocasiones, en su casa después de una buena comida y recordando nuestros tiempos juveniles....  hoy la canto bien alto para que ella me oiga.
Seguro que lo hace.


Llegar a Madrid y compartir estos dias con mis amigas de siempre,  con las que  tiempo atras, hemos hecho fiestas, reido hasta el amanecer, bailado hasta quitarnos los zapatos, emocionarnos en las bodas de los chicos, confesarnos nuestros problemas, criticar a los maridos, discutir de política, cabrearnos por malentendidos, intercambiar recetas, ayudarnos y apoyarnos y viajar, compartiendo cientos de anécdotas...

El día que yo rompi los billetes de avión  de vuelta de Tenerife de todo el grupo y me querian matar entre todas ja, ja...
El viaje a Córdoba donde Luis les confeso secretos de su infancia y no hubo quien no llorara aquel día, de risa pero también de emoción...
Las fiestas de disfraces, yo vestida de policia y Luis de caco ja, ja...

Estos dias de espera hemos recordado algunos de esos momentos y nos hemos partido de risa para, a continuación caersenos las lágrimas por lo que estaba sucediendo.. y yo me pregunto que poca distancia hay en nuestras emociones  entre la risa y el llanto.

Quién no ha llorado de risa..y a quien no le ha dado por reír mientras llora al recordar un momento.

Y es que nuestro corazón es así, tenemos un escudo, el de la risa que consigue transformar los momentos amargos y superarlos con más entereza.


Gracias Silvia, cariño, por tenerme preparada esta foto que yo no tenía, espero que volvamos este año a hacer nuestra cena de Navidad y ella seguirá con nosotras como siempre porque entre risas la volveremos a recordar, como a ella le gustaría.
Curiosamente las dos Maite y yo tenemos nuestra mano apoyada en la barbilla.. es que sintonizábamos en tantas cosas!!

Ahora yo tengo que retomar mi vida normal y voy a hacerlo publicando una receta que, seguro  a todas gustará, porque somos todas muy de comer verduras y es una receta muy de Madrid y muy navideña que eran las fechas donde nunca faltábamos con nuestra lotería y nuestra tarde de bingo.

La receta origen es "la lombarda a lo San Quintin" y está sacada del libro de recetas que tengo de Ana Maria Herrera de 1958. Lo que yo he hecho es versionearla y darle una presentación más actual para que si la ponemos un día de fiesta nuestra mesa luzca más bonita.

Consultando ahora mismo he visto que hay varias publicaciones con este nombre en que la lombarda lleva también salchicha, en mi libro no menciona este detalle asi que, me he guiado por los ingredientes que menciona Ana María. Ella dice cocer la verdura en el horno yo lo he hecho al fuego normal por razones de economía y rápidez de la receta. La patata ella la presenta junto la verdura, yo he hecho esta tartita para que nuestro plato quede más divertido.



Ingredientes para 4 personas:

-1 lombarda  mediana como 600 gr.cortada en tiras
-3 patatas medianas peladas enteras
-1 cebolla grande o dos pequeñas en juliana (tiras)
-100 gr. de pancetilla salada en lonchas finas que luego picaremos en trocitos
-2 manzanas en láminas finas
-2 cucharadas  soperas de vinagre
-1 vaso y 1/2 de agua con caldo  de verduras o pollo.
-Aceite de oliva, sal, pimienta, perejil y laurel

Opcionalmente: Un poco de leche y una nuez de  mantequilla para hacer el puré. 



Elaboración:

1.-Picamos la panceta en tiras y la ponemos a pochar en aceite de oliva virgen cuando haya cogido un poco de color añadimos la cebolla en tiras  con un poco sal y a fuego lento ( al 3 en vitro)  hasta que empiece a ablandar unos 10 minutos.

2.-Añadimos la lombarda también en tiras finas, la manzana y movemos que se empape del aceite, salapimentamos.Rociamos con el vinagre.

3.-Añadimos el laurel y el agua y dejamos cocer a fuego medio/ fuerte al 7 durante 20 minutos.

4.-Añadimos la patatas enteras, peladas y lavadas y dejamos cocer otros 30 minutos, pinchando la patata hasta que veamos estén tiernas. Si vemos que se queda sin caldo añadimos un poco más.

5.-Aplastamos la patata y hacemos un puré se puede hacer con el caldo de la lombarda y aceite de oliva o bien con leche y mantequilla, yo lo hice así para que la patata continuara blanquita y quedara el plato más vistoso.
Tenemos que aplastar bien la patata y que nos quede un pure espeso.


6.- Ya solo queda montar el plato con un aro de emplatar (los venden en los chinos por muy poco dinero) poniendo primero el puré, enmedio la verdura escurrida y otra capa de puré encima.

7.- Terminamos la tartita con una cucharada de adorno de la verdura y espolvoreando con un poco de perejil por encima y un chorrito de aceite de oliva virgen crudo.
A comer es un plato sano, muy vistoso, barato y tradicional en muchas  mesas madrileñas en Navidad. Por lo menos mi marido que nació en el barrio de Lavapies dice que lo comía en su casa desde pequeño.


Tras el triunfo de la batalla de San Quintín ante los franceses Felipe II mandó construir el monasterio del Escorial, supongo que el nombre de la receta es porque triunfaremos en nuestras mesas con este plato...asi que vamos a reir y a disfrutar que la vida es corta..