Estadistica

miércoles, 18 de abril de 2012

Papas y albondigas de choco en amarillo o Muxo Cai

Hablar de Cádiz para mi es invariablemente recordar mi niñez. Todos los veranos Memé (apelativo cariñoso del francés Grand-mère) que era mi abuela pero que no le gustaba que la llamara abuela sino memé, me llevaba 15 dias a Cádiz y 15 dias a Marbella. Tengo muchísimos recuerdos de aquellos veranos...

Olvidar aquello es imposible...


Mis desayunos con manteca colorá con chicharrones en un bar de la Plaza San Juan de Dios donde desayunabamos todos los días  antes de ir a la playa y que a mi me volvían loca porque en Madrid no se encontraba y yo sólo la comía esos días.

Las tardes donde merendábamos en un café del Pópulo que era como  asistir a un espectáculo del Club de la Comedia. Para todo el camarero,  tenía un chiste y memé y yo no parábamos de reir y además venga piropos a mi abuela que, por cierto, estaba de muy buen ver.

Ir en el autobús hasta la playa de la Victoria todos los dias y mi abuela nadando como una jabata con su gorro de plástico azul. Ella me decía :

"quedate aqui sentadita que me voy a nadar y no te muevas.."
 pero un dia tardo mucho en volver y yo me asuste y me puse a llorar:

"Mi abuelita se ha ahogado, no veo su gorrito azul en el agua" 
Entoncés toda la gente de mi alrededor me rodeo y me hacían preguntas, y yo lloraba más fuerte.

Entre el tumulto apareció memé asustada pensando que me habia pasado algo y yo me abrace a ella muy fuerte y la gente  decía :
 "Se ha perdido su abuelita" 

No podían creer que la "abuelita" era ella, morenaza del sol, con el pelo suelto rubio platino (se había quitado el gorro al salir del agua) y un tipazo. Siempre llamaba la atención parecía una actriz de cine.

Yo tenía 4 años.

Y siempre, invariablemente, un dia de esas vacaciones ibamos a la playa de la Caleta donde siempre lloraba porque el balneario (Hoy restaurado y símbolo de la ciudad) estaba en un total estado de abandono y su padre (mi bisabuelo, claro) había sido el aparejador y segundo arquitecto de aquella obra preciosa y mi abuela todos los años me repetía:
"Lo construyó mi padre y no hubo ni un sólo herido ni muerto en la obra, siempre presumió de ello"

Como me gustaría que memé pudiera estar todavía conmigo en Cádiz y viera la playa con ojos de orgullo y no de tristeza!

 La receta de hoy está basada en un blog que me encanta. Es de un gaditano que cocina de cine, se llama Ralu y recupera las recetas de su tierra con orgullo y muy buen hacer si quereis conocerlo pinchar AQUI Yo lo sigo con gran admiración.Y estas albóndigas con choco son increibles!

Hace mucho que uno de los platos preferidos en casa son las "papas con choco" asi que, con el fin de hacer un guiso contundente hice un mix de los dos platos y este fue el resultado, es otra forma de comer uno de los guisos gaditanos más típicos y deliciosos.
Lo hice en Semana Santa y mis nietos se comieron el plato sin rechistar.



Ingredientes para 4 personas:



-2 Choco , sepias o jibias (es lo mismo) de 300 gr. cada una.
-Dos  dientes de ajo
-Un manojito de perejil 
-Un  huevo
-3 cucharadas de pan duro o rallado
-Harina
-Aceite de oliva virgen extra
-1 rebanada de miga de pan mojada en leche
-1 pizca de comino

Para la salsa:
-Una  cebolla cortado en brunoise (muy pequeñito)
-Un  puerro en brunoise
-Una  zanahoria grande en brunoise
-4 patatas medianas rasgadas al cortar
-½ taza de guisantes congelados
-*Medio (1/2) litro de caldo de pescado o agua y una pastilla
-Un vaso de vino blanco (125 ml)yo le puse Jerez
-Una  hoja de laurel
-Unas hebras de azafrán
-Cuatro cucharadas de aceite de oliva virgen extra
-Un poco de Pimienta
-Sal
-Una guindilla (opcional) yo  no se la puse por los niños.

*Para hacer el caldo de pescado: Restos de pescado y/o marisco, pimienta negra, laurel, zanahoria, puerro y cebolla. Hervir 20 minutos y colar.


Elaboración:

1.- Limpia los chocos (pedirle al pescadero que os lo limpie mejor) y pícalos en la picadora  o con tijera en trocitos pequeños como la carne picada. Reserva 1/2 choco aparte.
Al picado añadirle, los dos dientes de ajo, la miga de pan, el pan duro o rallado, el perejil, el huevo y una pizquita de comino. Hacer una pasta como hacemos con las albóndigas de carne.

2.-Formar las albóndigas con un poco de harina y las manos mojadas para que no se nos pegue mucho la masa, freírlas  y  reservar sobre papel absorbente.


3.- Hacemos la salsa pochando el puerro, la cebolla y la zanahoria si le ponemos guindilla también se la echamos ahora. Dejamos 10 minutos a fuego muy suave al 3 en vitro.

4.- Añadimos el 1/2 choco reservado cortado pequeño  minutos, el azafrán y las patatas damos unas vueltas e incorporamos el caldo de pescado y el vino.

5.-Dejamos cocer 15 minutos y añadimos las albóndigas y los guisantes dejamos cocer otros 15 minutos a fuego lento.


6.- Las albóndigas creceran, vigilar el caldo si veis que quedan muy secas añadir un poco más de agua.

El resultado es riquisimo son muy suaves y la salsa deliciosa..no dejeis de hacerlo en vuestras casas a los niños les encantará..



Olvidarte será fácil, te lo digo es cuestión de olvidar que he nacido..