Estadistica

martes, 21 de mayo de 2013

Muslos de pollo crujientes y especiados a la villaroy o en busca del sabor, la salud y los euros

Hace mucho que no publico ninguna receta de pollo y ya es raro , porque no hay semana que no lo tomemos,hay que ver esta humilde ave la cantidad de posibilidades que nos ofrece en la cocina.

Tengo a mi tía que vive con nosotros que ya tiene 87 años y, aunque está como una rosa, cuido mucho el consumo de sal y grasas, no sólo por ella sino por nosotros mismos, que luego vas al médico y es cuando te llevas los disgustos.

Esta canción de Serrat, siempre me emocionó y me dio mucho que pensar





La receta del pollo a la villaroy es una de esas viejas recetas que llevo haciendo desde hace muchos años y el otro día estuve pensando en  una manera de elaboración que respetara la raíz tradicional del plato (pollo empanado y envuelto en bechamel) pero que  aligerara, en la medida de lo posible, la cantidad de grasa y de sal que lleva normalmente.



Asi que puestos a pensar me dije: ¿y si además de ahorrar en sal y grasas ahorramos también dinero?



Asi que me decidï también a probar los muslos o jamoncitos,  como también se les llama,  congelados.



Objetivo: Mejora en precio, en sabor y  en técnica más sana.

Este plato lo podemos hacer en cantidad grande y congelar porque es entretenido en hacer,  congela genial una vez empanado,  en el fondo es como congelar unas croquetas .
Pondremos la mínima cantidad de sal o sencillamente no ponemos, las especias sazonaran lo suficiente.
En lugar de freír vamos a dorar el empanado asi el plato queda más light.



A los niños los encantará y a los mayores también y además nos quedará un  magnifico caldo de pollo sobrante que podemos  aprovechar para otras recetas, para sopa o también para congelar.

Un plato de diario  pero que, como a mi siempre me gusta, intento vestir "de domingo" para intentar sacar todos los dias un poco de alegria a la mesa.


Mirar es muy triste comer en platos viejos mientras las vajillas bonitas se guardan sólo para "ocasiones especiales".

La vida es bella en todos los momentos, sólo hay que intentar siempre buscar lo mejor de todo, asi que, en la mesa también cualquier día es bueno para disfrutar de una buena presentación, de un plato bonito y atractivo que acompañe la comida.


¿No es verdad que  comer en un plato de papel y con cuchillos de plástico, es un poco deprimente? La percepción de la calidad de la comida pasa también mucho por la vista y un bonito plato arrancará de inmediato una sonrisa y el deseo de probarlo.

Es tán fácil, disfrutar. Sacar los platos del armario y hacer una fiesta diaria, nunca sabemos que nos deparará la vida dentro de un rato, asi que a disfrutar a tope!! Y en las vitrinas guardar la tristeza que es lo mejor que se puede guardar.




Ingredientes para 2/3 personas:

-4 jamoncitos de pollo
-2 cucharadas soperas de harina de trigo
-2 cucharada de café de pimentón dulce 
-1 cucharadita de tomillo, otra de romero.
Opcionalmente: Ras Al Hanout
-200 cl. de leche
-Pan rallado.
-2 huevos
-Un poco de aceite de oliva virgen extra.
-1 cebolleta, 2 zanahorias, 1 puerro y un trozo de apio.
-Harina y sal

Guarnición: Ensalada de berros, champiñon laminado y aguacate. Ponemos los champiñones en vinagre de vino blanco dejamos 10 minutos, escurrimos muy bien, aliñamos con aceite de oliva virgen extra y parte del vinagre de la maceración.
El champiñón macerado marina de maravilla con el aguacate, ya lo vereis.

Elaboración:

1.-Hacemos un caldo con 2 litros de agua, la cebolleta, la zanahoria, las verduras y los muslos de pollo. Podemos hacerlo en la olla expres en 10 minutos o en cocción normal 40 m.. Reservamos el caldo.

2.-En una sartén con 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra doramos la harina, cuando pierda color a crudo incorporamos 1 cucharada de café de pimentón y 1 de romero picado, enseguida vamos añadiendo la leche poco a poco, irá espesando, movemos y cocinamos a fuego lento/medio (al 4 o 5 en mi vitro), cuando haya espesado bastante añadimos un cucharón del caldo de pollo, seguimos moviendo en unos 15 minutos notaremos que ya está hecha veremos que al mover está toda integrada  y como que se separa facilmente de las paredes. Es muy fácil, sólo paciencia.
Reservamos la bechamel que enfríe.
El caldo restante lo guardamos para otras elaboraciones o congelamos.



3.- Cuando la bechamel esté bien fría, preparamos lo necesario para empanar. Poniendo en la harina y en el pan rallado las especies, yo le puse tomillo, romero y Ras Al Hanout, aunque esta última no se añadáis si lo vais a hacer con niños o no os gustan las cosas muy especiadas. Una cucharadita de todo, repartida, en los dos boles.
Precalentamos el horno a 200º calor arriba y abajo.

4.- Pasamos los muslos por la bechamel poniendo una buena capa.



5.-Batimos los huevos y pasamos los muslos por este orden, primero la harina, luego el huevo y por último el pan rallado.
Si hubiéramos hecho de sobra, es el momento de congelarlos así. Los ponemos extendidos en una fuente en el congelador y cuando estén casi congelados en 2 o 3 horas ya los podemos poner en una bolsa, así ocuparán menos en el congelador y quedarán separados, pudiendo coger las unidades que queramos posteriormente.
Los colocamos en la fuente del horno. Ponemos los champiñones a macerar.




También podemos los muslos empanados en abundante aceite de oliva suave, a temperatura alta hasta que doren, escurrimos sobre papel absorbente y hemos terminado.

6.-Pero si optamos por el horno, los metemos con una gota de aceite y tenemos 10 m. damos la vuelta y 8 minutos más tienen que coger el color dorado como en la foto. Controlar vuestro horno, no todos requieren el mismo tiempo, el pollo está hecho, la bechamel también, lo único que necesitamos es que se cocine el empanado.

Mientras hacemos la ensalada como indico arriba. Sacamos del horno y emplatamos.

El resultado del empanado en el horno, no es tan crujiente como frito ya que no sella a la misma velocidad que con aceite, sino tenéis problemas de salud aconsejo que los hagáis fritos, si por el contrario os han aconsejado cuidaros optar por la opción del horno, lo suficientemente rica como para que os guste también.
Estos muslos que venden congelados y por tanto comprados a buen precio me parecen una opción muy digna para cuando hay que medir en casa hasta el último euro.



Mirar dicen las gitanas que el romero da salud, alegría y bonanza por eso estos muslitos le llevan dentro y lo corona su flor. Buenaventura para todos!