Estadistica

viernes, 17 de mayo de 2013

Tarta de limón y peras o nunca doy todo por perdido.

Cuantas veces nos venimos abajo pensando.. todo está perdido, no hay nada que hacer.
 Y cuantas veces nos rendimos cuando estamos a punto de llegar a la cumbre, de alcanzar nuestro objetivo..
Y es que el andar por la vida es muy agotador , muchas veces los listones que queremos alcanzar están tan altos que, cuando vamos a conseguirlo, cuando ya hicimos lo más difícil, arrojamos la toalla y abandonamos el objetivo.

Por el boulevard de los sueños rotos...



 La vida me ha enseñado que la felicidad no está en llegar a donde queremos sino adonde podemos y en saber aceptar y disfrutar de lo conseguido, amortizando el esfuerzo invertido en nuestra  meta.

Si no disfrutamos entonces no lo haremos nunca  porque nuestro siguiente paso, siempre será más alto y más dificil, sino fuimos felices en el anterior todavía más complicado será en el siguiente,  llegará la frustración y el verdadero fracaso.

La alegría de cada avance, nuestro reconocimiento es decir nuestro amor propio debe de alimentarnos para fortalecernos y ayudarnos a conseguir la superación personal.

Cuando se nos agolpen las frases en la cabeza como:
-"Es imposible para mi hacer esto"
-"Soy un/a inútil, ¿Para qué intentarlo?"
-"No valgo para nada"
-"No tiene sentido luchar por ello"
y otras frases similares,  nos rebotan en la cabeza,  trataran de impedir que crezcamos, que nos arriesguemos,  y que podamos ser mucho mejor de lo que somos. Vamos a tratar de vencer la desesperanza.
Tenemos que ser la primera persona en descartar estos pensamientos de la cabeza.
 Ya sé encargarán los demás y, seguramente, los acontecimientos, en qué vuelvan a surgir.

Pero nosotr@s  les hemos declarado la guerra.
Porque creemos en nosotros mismos, porque somos valientes y vamos a pelear contra las dificultades, cara a cara y con ganas.

Como me paso a mi con esta tarta esta mañana.


Con las dificultades que tengo para hacer dulces,   supone, un reto para mi, afrontar una nueva receta y lo que suelo hacer es repetir  y publicar las que ya conozco y me salen siempre bien, pero claro eso no supone crecer y mejorar. Eso es hacer trampa.

Cuando vi esta receta el dia de la madre, que Pakus de Directo al paladar y que también conoceis por su blog Lazy Blog, y que tenía una pinta tan fácil, tan bonita y,  con ingredientes que a mi me encantan como son las peras y el limón, decidí que era un reto que podía realizar fácilmente.
Una tarta muy rápida, nada empalagosa y que la madre de Paco se había llevado para casa de rica que estaba!!! Esa es la tarta que andaba buscando para mi casa!!!

Compre todos los ingredientes con mimo, estaba segura que, en un plis plas, una riquísima tarta iba a salir de mi horno.

Lo que no contaba es que, cuando metí la tarta en el horno, en el último de los pasos, iba a llamar mi amiga Paqui y me iba a contar su crítica personal sobre el festival de teatro de Almuñecar y su invitación a acompañarla..cuando colgue el tfno y abrí el horno, mi masa quebrada tenía un color como para cantar..
-"mami que será lo que quiere el negroooo"

Y entoncés llega el verdadero momento de la verdad...( abandono y la tiro ) hay que buscar una solución digna, aceptando mi despiste pero intentando no desperdiciar el trabajo que había hecho en su elaboración, mi mimo, mi paciencia, mi lemon curd que estaba maravillosa, unas peras divinas, en su punto de madurez...

-"Nada yo no tiro esto, ni aunque me maten"  me dije.

Cogi mi microrallador para las ralladuras de los cítricos  y me puse a " Limar" mis bordes quemados de mi masa quebrada, aquello empezaba a tener mejor color, nunca mejor dicho.




También es cierto que el desastre había sido muy superficial y el acabado final, no es el más perfecto del mundo , eso entre nosotros,  pero para mi sí.
Cuando la probamos y Luisito me dijo:
-"mmmmm que cosa tan rica!"

Y ese es el mensaje que quiero transmitir hoy, encontrar vuestra perfección y satisfacción en vuestras acciones, no somos perfectos, siempre hay alguien mejor que nosotros pero si somos capaces de conseguir lo que nos proponemos y , con mayor o menor fortuna , eso es un éxito personal por si mismo.

No os doy más lata, os cuento la receta con sus tiempos correctos de elaboración y si, que insisto en qué si la madre de Paco se la llevó para casa es que es la reacción más lógica del mundo porque la tarta es realmente deliciosa.

Ingredientes para una tarta de 6/8 raciones:

-Una lámina de pasta brisa ( la mía es del Lidl)
-2 o 3 peras hermosas depende del tamaño ( utilice 2)
-Mermelada de albaricoque, melocotón, nispero ( utilice mermelada de nisperos)




-Crema de limón: 2 huevos, 115 azúcar, 125cl de zumo de limón, 45 gr. de mantequilla.



Elaboración:

1.- Precalentamos el horno a 180º. Mezclamos los ingredientes de la crema de limón sin batirlos demasiado, la mantequilla la incorporamos ablandada para que se integre mejor. Los ponemos en un recipiente al baño maría
Esto es en un cacharro que esté encima de otro que contenga agua caliente, este agua debe hervir suavemente. (al 7 en mi vitro).
Tardará del orden de 12 a 15 minutos en espesar, vigilaremos, removiendo, cuando veamos una consistencia como las natillas apartamos y reservamos, espesará más con el reposo.


2.-Forramos el molde de la tarta con papel de horno, extendemos la masa quebrada, la pinchamos con un tenedor y metemos al horno 10 minutos a 180º calor, arriba y abajo y tapado con papel de aluminio para que no dore antes de tiempo.



3.-Quitamos el papel de aluminio y dejamos dorar 5 minutos mas.

4.- Sacamos el molde del horno, extendemos la crema de limon, ponemos las peras por encima, cortadas en lascas. Horneamos otros 5 ´minutos, ponemos el gratinador otros 5 minutos.

Al sacarlo barnizamos con mermelada todavía en caliente. Bien con una brocha o con un cuchillo plano, yo la pinte con mermelada de níspero  pero el melocotón o el albaricoque también pueden darle un magnífico punto.



Receta de Mermelada de níspero o albaricoque : Pelamos  las frutas, les quitamos la telilla que envuelve los huesos y los cortamos,en  un bol grande les ponemos la mitad de su peso en azúcar (para 1 kg. 1/2 serían 750 gr de azúcar) y los dejamos hasta el día siguiente.
A la mañana siguiente habrán soltado sus azucares naturales, los ponemos a cocer con todo ese líquido y un chorrito de rón (opcional), tendremos a fuego lento del orden de unas dos horas, moviendo y vigilando mucho no se pegue, casi al final añadiremos el zumo de 1 limón y pasaremos la mermelada por la batidora hasta dejarla en el punto que nos guste, personalmente me gusta que queden trozos de fruta natural.
Nunca había hecho mermelada con esta fruta y me ayudé para buscar la proporción del azúcar del blog de mi querida Lidia:  Atrapada en mi cocina






Tenemos nuestra tarta terminada  y si podemos resistirnos dejamos enfriar y nos la comemos despacio, paladeando el contraste de sabores entre la crema de limón, la suavidad de la pera y el dulzor de la mermelada. Vereís que distinta  y qué rica os va a parecer. Es refrescante y nada empalagosa.



Pero sobre todo, nunca hay que dar todo por perdido, debemos de buscar el positivismo, casi siempre todo tiene solución , vivir la vida dulcemente y con alegría.