Estadistica

martes, 28 de enero de 2014

Dorada en adobo y tempura o el interior de las personas

El otro día estaba cocinando esta dorada que hoy os presento y me puse a pensar en la rápidez con que prejuzgamos las cosas y las personas, en muchos casos sin darles más oportunidades para profundizar y descubrir  la verdadera personalidad de cada uno.

Vemos la coraza exterior, la apariencia  de una persona y nos creemos autosuficientes para emitir un juicio.

Esta canción va dedicada hoy a mi querido Luisillo por parecer ser de una manera y luego ser de otra, porque el día que le conocí le juzgué de una manera muy distinta a como en realidad es.


La última vez que me paso esto fue con el marido de una amiga, la primera vez que salimos juntos,  en pareja,  me pareció un hombre aburridísimo y soso y recuerdo que pensé que, como una amiga mia tan divertida e inteligente, se había podido enamorar de un hombre tan simple...

Con el tiempo hemos seguido saliendo juntos muchas veces y poco a poco aquel hombre tremendamente tímido al principio, se fue transformando en un hombre simpatíquisimo, cariñoso y muy buen  amigo.
Simplemente su carácter del principio no era reflejo de su forma de ser, la verguenza transforma la apariencia y mi primer juicio estaba totalmente equivocado.

Como este caso hay muchos más, una vecina cercana a mi nuevo trabajo, me parecio, aparentemente, un poco loquilla, va mal arreglada y maquillada de una manera poco afortunada, después de un mes de verla a diario, saludarla todos los días y conversar un poco con ella, me he dado cuenta que es una bellísima persona y que lo único que le pasa es que tiene una necesidad muy grande de cariño y atención porque tiene muchos problemas sin fácil solución que resolver.

Con este último caso que os cuento estuve reflexionado el otro día y me hice una promesa a mi misma..
-"Tengo 51 años, la experiencia en la vida me tiene que servir de algo..mi ética y mi carácter tienen que seguir evolucionando diariamente para conseguir sacar provecho de todo lo positivo que me rodea. 
Ver lo malo  y lo negativo en las personas a un primer vistazo, es un gran error. Prejuzgar no es ninguna virtud, sino todo lo contrario"

Dar a las cosas y a las personas más oportunidades para hacer valoraciones correctas es una sabia lección que la vida me ha enseñado y por ello os lo transmito como consejo, como actitud ante la vida.

El interior de las personas, sus sentimientos, su verdadera personalidad, sus problemas, su carácter no se conocen verdaderamente hasta que les cogemos cariño y entoncés es cuando aprendemos a disculpar y entender, porque la verdadera amistad y las relaciones humanas se basan en el respeto, en el entendimiento, en definitiva en el amor que mitiga lo malo y ensalza todo lo bueno.

Esta dorada de hoy es un ejemplo que me inspiró estos pensamientos porque es un pescado que con el adobo que le hice, dejo de ser tan insípido como normalmente me parece y descubrí una nueva calidad en su sabor que desconocia.
Nunca es tarde para darle oportunidades a sabores, a ingredientes que, creemos que no nos gustan para descubrirlos ..en este caso asi fue!



Ingredientes para 2/3 personas:

-2 doradas de ración
-3 dientes de ajo
-2 cucharaditas de pimentón dulce
-Una hoja de laurel
-10 cucharadas de aceite (para el adobo)
-2 cucharadas de vinagre (use blanco)
-Sal y pimienta
-200 gr. de harina de tempura
-1 huevo
-1 botellín de cerveza.
-Aceite para freir

Guarnición: Canónigos y champiñones (laminados y puestos en vinagre durante un ratito) sazonados y aliñados con aceite de oliva virgen y reducción de balsámico.

Elaboración:

1.-Limpiamos las doradas de espinas, repasándolas muy bien, las espinas y cabezas la guardamos y congelamos para cuando tengamos que hacer un buen fumet de pescado para otra receta.

2.- En el vaso de la batidora ponemos el aceite, el vinagre,los ajos, una cucharada de pimentón, sal,  pimienta y lo batimos todo, ponemos en un tupper el pescado con este adobo y una hoja de laurel y lo dejamos cuanto más tiempo mejor, por lo menos unas horas antes.



3.-En un bol batimos el huevo, la harina de tempura la mezclamos con la otra cucharada de pimentón  junto con el huevo y vamos añadiendo el botellín de cerveza hasta conseguir una papillita un poco espesa (como unas natillas) Si os sobra podeis congelarla y utilizarla para otras frituras otro día.

4.-Pasamos nuestros lomos en adobo por esta mezcla y la freímos en abundante aceite caliente yo he utilizado girasol pero podeis hacerlo con oliva también. Escurrir sobre papel absorbente.


5.-Sólo nos queda emplatar y comer recién frito, ya vereis como os encanta..el adobillo y el crujiente de la tempura convierten este pescado en un plato que os gustara mucho.


Como guarnición os propongo cualquier ensalada verde, pero esta con el champi a mi me encanta..la espolvoree con un poquito más de pimentón..

Muy importante revisar bien las espinas porque la gozada es que queden totalmente limpitos y asi comerlo mejor..


Todos necesitamos otra oportunidad en nuestras relaciones, debemos intentar ser un poco mejores, sólo debemos esforzarnos todos los dias en ello #Podemos