Estadistica

martes, 14 de enero de 2014

Natillas con leche condensada al revés o el mejor de los ingredientes

Constantemente la vida nos enseña cosas, cada experiencia nueva lleva consigo una lección que hace que, cuando volvamos a realizar la misma acción la intentemos mejorar.
El afán de perfección y superación es una gran cualidad humana que a mi me gusta experimentar (a pesar de mis desastres cotidianos je, je, je)


En los días que llevo con el puchero de helena real, osea con  mi nueva actividad, ha constatado un hecho del que, poco a poco, voy  tomando conciencia y mejorando para evitar errores.

Cocinar en casa tiene un ingrediente que cuesta hallar cuando lo haces en un negocio y es que, al margen de la calidad de los ingredientes, hay una cosa que no puede fallar y es el fuego.. el fuego lento.

Si habeis seguido topchef y masterchef en la tele os  habreis dado cuenta de que la medida del tiempo, la falta de él, puede suponer un gran desastre en la cocina, una caldereta con la carne dura.. un pescado poco hecho..o el olvido de la sal son ejemplos claros de como, el estress en la cocina supone un motivo importante para caer en equivocaciones.

Estos primeros días, he cometido varios errores en la comida que he hecho.. y es que, querer correr no es bueno en cocina, he aprendido que aunque haya cola y la gente tenga que esperar, no puedo ponerme nerviosa.. ya sé respirar hondo y centrarme en lo que tengo en las manos sin pensar en la gente que observa detras del mostrador..
Desde el principio del blog quise poner en mis recetas la medida de potencia basándome en la placa de vitrocerámica de mi cocina. Y esto que parece gratuito, no es tal.. un sofrito con el ajo arrebatado amarga y estropea un plato, por ejemplo.
Un fabada en la olla expres  nunca sale igual de rica que sus 3 o 4 horas de cocción lenta y cortando el hervor varias veces, para asi conseguir unas fabes cremosas, enteras y sin despellejar.

Con esto os quiero decir que, a la hora de elegir una receta, le deis una gran importancia al tiempo como uno de los valores claves para el éxito de la misma, es preferible si andamos con poco tiempo, buscar una receta más rápida, especialmente si esa comida es importante para nosotros porque tengamos invitados o queramos celebrar algo.

Hoy os voy a poner una receta que hice hace poco, está mal hecha precisamente por la causa que os cuento, cuando vosotros las hagais las teneis que hacer al revés de como yo las hice..ahora os las explico bien para que no cometais el error de correr y siempre os acordeis de este consejo en cualquier receta.
Son natillas de leche condensada..


Muchas veces decimos ¿porque no me sale el guiso como a mi madre? si le pongo los mismos ingredientes que ella.. y no valoramos la importancia del fuego, saber manejar las temperaturas, para dorar bien una carne y sellarla a fuego fuerte y rapido, pero luego bajar y desglasar con mimo y asi conseguir el mejor de los resultados,  sin manejar y controlar bien el tiempo y temperatura podemos arruinar el mejor de los solomillos.

Afortunadamente como decía al principio lo mejor de cometer errores es aprender de ellos, reconocerlos, identificarlos bien y asi mejorar, la satisfacción posterior al volver a repetir el plato con el mejor de los resultados produce una alegría enorme, no hay que rendirse y venirse abajo con los fallos, hay que reir y alegrarse porque nos ayudan a mejorar y a crecer en nuestra afición a la cocina.

Cuando hice estas natillas hace unos dias la precipitación hizo que vaciara la crema en los vasitos  de prisa y corriendo sin pensar que el montaje del plato y el resultado final que yo quería era precisamente el inverso que hice..

Si las haceis el orden correcto de abajo a arriba  en el vasito sería..

-Caramelo líquido
-Galletas molidas
-Natillas

y si quereis poner la guinda pues en"tó lo alto"

Ingredientes para 8 raciones:



-1/2 paquete de galletas marbú dorada
-1 cucharadita de canela
-500 gr. de leche entera
-100 gr. de leche condensada
-2 huevos
-10 gr. de maicena (media cucharada sopera)
-10 gr. de azúcar avainillado (media cucharada sopera)
-Sirope de caramelo
-1 cucharadita de whisky  y guindas(opcional)

Elaboración:

1.-Ponemos en los vasitos una capa de sirope de caramelo

2.-Trituramos las galletas con la batidora o en un mortero, el caso es hacerlas puré y las mezclamos con la canela. Las vertemos encima del sirope

En thermomix trituramos las galletas  10 segundos vel. 5

3.-Ponemos los huevos batidos, la leche condensada, la maicena disuelta en la leche fría, el azúcar y el licor y ponemos a fuego lento (al 3 en mi vitro) hasta que espese, removiendo continuamente.

-En thermomix ponemos la mariposa, todos los ingredientes a 90 grados vel 2 8 minutos.



Vertemos sobre los vasitos en el orden correcto sin querer correr y listo!!



Son dulces, son como caricias que parecen mariposas..y recordar a fuego lento, revoltosas.