Estadistica

miércoles, 7 de agosto de 2013

Gulas con huevos rotos o un toque de picardia

No podemos dejar que la vida sea aburrida.
Tenemos que buscar y disfrutar cada momento como si fuera el último porque puede serlo.
Hay que reir y disfrutar a tope.
Y para ello un poco de picardia  en la vida viene de maravilla

Esta vida loca..Dos genios en acción. Magnifíco!



La picardía en la vida hay que buscarla.  Transgredir las normas y romper con lo establecido  es necesario en ocasiones , las normas y los estereotipos  aburren y  gusta saltarselos, siempre y eso si que es primordial, desde la educación y el respeto a los demás.

Recuerdo hace muchos años que Luis y yo pasabamos un verano en Sitges, donde por cierto todo es posible, hacía mucha calor y saliamos de un pub, serían ya la las 4 o 5 de la mañana y la noche había sido intensa.. pero estabamos de vacaciones  "joé".

Volviamos a casa yo con mis tacones en el hombro y él con la sonrisa de la seducción cuando...

-"¿Luis nos bañamos en la playa?"
-Claro, venga vamos!!

Y asi completamente vestidos sólo con los zapatos en la arena de la orilla, nos bañamos, nos besamos, nos tocamos y tuvimos momentos mágicos de felicidad que nos refrescaron el cuerpo y la mente para hacernos sentir que, los instantes  de picardía, de magia y de pasión pasan por nuestra vida y hay que atraparlos para sentir que somos humanos, que la vida está para sentirla y disfrutarla.

Y esa es mi reflexión de hoy, la picardía, el punto de locura, la risa incontenida, la pasión desbordante la tenemos que tener en nuestro menu del dia para que cuando no estemos aqui alguien pueda decir:

-"Supo Vivir"

Y por eso el plato que hoy traigo tiene ese punto de picardía traicionera que seduce y conquista, muy sencillo pero tremendamente resultón, ojala os guste




En verano,  mi cocina suele ser de platos muy rápidos , para evitarme los calores del cocineo, este plato que me parece ideal para compartir con amigos o como plato único con una ensalada.. eso sí,  con su picardia! vamos a por él!

Ingredientes para 2/3 personas:

-500 gr de gulas
-4 huevos
-50 gr. de jamón ibérico 
-4 dientes de ajo
-1 guindilla (Chile) o 2 cayenitas
-Aceite de oliva virgen extra
-Sal y perejil

Elaboración:

1.- En una sartén honda ponemos el fondo de aceite de oliva y doramos a fuego medio ( 6 en mi vitro) los ajos en láminas y las guindillas cortadas, cuando empiecen a tomar color apartamos y reservamos sobre papel absorbente



2.- En ese mismo aceite añadimos las gulas y el perejil picado y las tenemos un par de minutos que se impregnen del sabor del aceite, en otra sartén con aceite de oliva virgen bien caliente nos ponemos a freir los huevos a la vez, uno por uno y reservando para luego montar el plato.


3.- Cuando hayamos terminado de freir todos los huevos, ponemos las gulas en el fondo del plato, después el jamón serrano cortado en trozos de bocado, los huevos fritos  y los ajitos y guindilla por encima



4.- Queda lo más divertido de la receta romper los huevos y remover para llevar a la mesa este plato divertido, transgresor y picante..

Te atreves con él?






Pincha, pincha...esta vida loca, loca y esa loca REALIDAD!!