Estadistica

jueves, 7 de marzo de 2013

Pastel griego de pimientos y cebolla de Monte Pelión o encontrar el arco iris

No hay nadie que no sea capaz de sonreír y alegrarse cuando encuentra el arco iris en el cielo.

Su definición según wikipedia: 

"Un arcoíris, es un fenómeno óptico y meteorológico que produce la aparición de un espectro de frecuencias de luz continuo en el cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas gotas de agua contenidas en la atmósfera terrestre. La forma es la suma de un arco multicolor con el rojo hacia la parte exterior y el violeta hacia la interior."

Como seguimos con el mes de películas/receta en  face en el grupo  Tarareando en la cocina , hoy mi receta es griega, originaria de la zona de los Montes Pelión,  zona mitológica de Grecia y que menos que recordar la guerra de Troya, donde una de las protagonistas es Helena, reina de Esparta jijiji. ... me encanta! y este es su trailer:


La belleza y la magia del Arco Iris.
El otro día cuando íbamos de subida a las Alpujarras , en el autocar junto a otros blogueros,   después de la lluvia apareció  entre las nubes y con la nieve de Sierra nevada al fondo.. asomó varias veces y desde distintas perspectivas, en todas lo mirábamos  con los ojos de sorpresa de los niños, con la alegría de lo inesperado, con la emoción súbita de unos segundos en nuestras retinas.

Y fluyó en ese momento la grandeza de la naturaleza, la magia de un instante, la sensibilidad de todos. El recuerdo para siempre.


¡Qué fácil es descubrir la felicidad en los sucesos cotidianos!, basta observar en vez de mirar, de emocionarse en vez de disimular, en sorprenderse con las cosas sencillas y perfectas que van sucediendo, como el arco iris. Un espectáculo gratuito y caprichoso que nos ofrece la vida.
El arco iris tiene algo mágico, como la mitología, mucha fantasía y misterio..por eso cuando preparaba el otro día esta receta de hoy, hubo un momento en que se me apareció y por eso quiero escribir el instante.
También es metafórico, cuando todo esta triste por la lluvia, oscuro y melancólico surge como una sonrisa boca abajo, para demostrarnos que después de la tristeza llega otra vez la alegría y esa hay que disfrutarla con intensidad.

Unos simples tomates (por cierto, traídos del viaje mencionado) me hicieron soñar y fueron fuente de inspiración de lo que ahora os cuento.



La pasta filo para mi es sorprendente, su ligereza y su textura me ofrece satisfacciones garantizadas, por eso cuando leí esta receta en el libro de recetas griegas del que ya os hable. " La cocina de Vefa" decidí liarme con ella.
La receta original lleva queso feta, yo no tenía, pero sí uno fresco de cuña de cabra de la alpujarra, precisamente comprado en este viaje que comentaba antes. Como no ponerselo como sustituto!!

Ingredientes para 6 /8 personas:

-10 hojas de pasta filo o brick cortadas en redondo. (yo la encuentro en Alcampo, lo veis en la foto de ingredientes)
-2 pimientos  uno rojo y otro amarillo cortados en tiras. (Yo puse 2 rojos porque no tenía amarillo)
-1 pimiento verde  (yo puse 2 finos italianos)
-2 cebollas hermosas  en tiras, 2 cebolletas pequeñas muy picadas.
-2 cucharadas de pan rallado.
-250 gr. de queso feta desmenuzado. (puse fresco de cabra rallado)
-3 huevos batidos
-1 tomate grande en rodajas.
-Una punta de cuchara de pimentón picante
-Aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta. Un poco de reducción de balsámico para el emplatado.



Elaboración :

1.- Precalentamos el horno a 180 º calor arriba y abajo, y en una cazuela o sartén honda nos ponemos a sofreir, con un poco de aceite de oliva, las cebollas , los pimientos y los tenemos 10 minutos a fuego medio, todo en tiras ( al 5 en mi vitro), sazonamos con sal. Incorporamos la cebolleta bien picada .(los troncos de la cebolleta se guardan para caldos) todo que se fria bien.


2.- En un bol mezclamos el pan rallado, el queso rallado, los huevos batidos, el perejil y el pimentón picante. Lo añadimos a nuestro sofrito y quitamos del fuego. Salpimentamos.



3.- En un molde, en mi caso desmontable y pincelado con un poco de aceite, ponemos 5 hojas de pasta brick sobreponiendolos. Los vamos pintando con un poco de aceite y dejando que caigan por los lados del molde.Ponemos el sofrito.

Cubrimos con el tomate en rajas y cubrimos con el resto de làminas de pasta, también pintadas con aceite. Dejamos que sobre un poco por los bordes para el pastel. Marcamos con el cuchillo 4 cortes que estén previamente precortados antes de hornear.




4.- Horneamos a 170º durante 50 minutos, a mi se me quemo un poco los bordes y los tuve que limpiar por lo que, aconsejo tapeis el pastel con albal y lo dejeis destapado que dore sin él, sólo  los últimos 10 minutos. Se sirve de inmediato.



Desmoldamos, emplatamos. Le puse un poco de reducción de vinagre balsámico de adorno. Delicioso, de verdad!!


A qué sonríes con el arco iris? Naturalmente!!