Estadistica

martes, 29 de enero de 2013

Alubias con col (Receta griega) o el regalo de mi gente

En agosto se casa un íntima amiga mía y hablando con ella por tfno el otro día la dije:
-"Te regalaré dinero para tu boda pero también te haré un regalito"
Y es que, eso de regalar dinero está muy bien, yo misma lo hago con mis hijos muchas veces, pero para mi el dinero, sólo sirve de ayuda,  pero nunca proporciona el recuerdo permanente que tiene un objeto, un algo físico que, nos acompaña de por vida y que, cuando lo vemos, nos hace sonreír  porque tienen dentro el espíritu de la persona que nos lo regaló con toda ilusión.

Visa para un sueño!


Y es que lo regalos de los que nos quieren valen su peso en oro, llevan todo  el cariño y la ilusión.
No siempre aciertan eso si es verdad, pero a mi me gustan de todas maneras.

 En mi mesilla de noche, tengo un jarrón de rosas rojas (enormes) de plástico de los chinos, que me vuelve loca..es el regalo de mi hijo el pequeño,  Alberto, hace ya varias Navidades, para mi el jarrón más valioso de mi casa.

Por no decir, de la medallita de oro que tengo con la cara de Luis  de hace 20 años serigrafiada con una foto del DNI de él.
Uno de mis tesoros más preciados...

En fin,  recuerdos, regalos, momentos que llenan mi casa, también guardo con especial cariño, postales y fotos llenos de sentimientos y buenos deseos que , de vez en cuando saco de un cajón y me hacen brotar unas lágrimas cuando nadie me ve.

Los regalos, de esta amiga que se casa que, junto a otros compañeros, me hizo el día que me fui de la empresa en la que trabajaba en Madrid...

La alianza de boda de mi abuela (meme) grabada con la fecha en  que sé casó en 1924, que ella me regaló en vida y no me la quito más que, cuando cocino con las manos, pero enseguida me vuelvo a poner, porque el día  que me muera la quiero llevar encima.

Seguro que muchos conserváis también esos regalos, algunos con más valor monetario que otros, otros horrorosos, otros guardados en un armario, pero todos, todos con el alma de quien nos lo regaló. 
Pues de uno de ellos saco yo la receta de hoy. 

Alubias con col. 


Esta es una receta griega originaria de PONTO  y está extraida del  libro que me regalo mi hijo Sergio estas Navidades, mi niño de 33 años, profesor, fotografo y cocinillas al que adoro.


No sé si a vosotr@s os pasará igual pero cuando cocino un plato que no he hecho nunca y que, ni siquiera he comido, me siento muy insegura, pero afortunadamente la intuición y la experiencia, son buenas aliadas cuando se llevan muchos años cocinando.

Asi que, con la receta y mi libro al lado, me lance a mi "reto". Y este es mi resultado. ..

Ingredientes para 4 personas: ( Copio textualmente la receta . Debajo las medidas, que  hice en realidad porque yo cocinaba para 2/3 personas, )

-250 gramos de alubias blancas secas tipo cannellini, remojadas en agua fría toda la noche y escurridas
-175 ml. de aceite de oliva
-1 cebolla grande en rodajas finas
-1 Kg. de col rizada sin el tronco y troceada gruesa
-250 ml de agua caliente
-80 gr. de arroz de grano largo
-1 cucharada de concentrado de tomate
-1 guindilla pequeña picada
-Sal pimienta
-1 cucharada de vinagre de vino tinto
-1 cucharadita de azúcar
-1 cucharadita de pimentón dulce



Mis ingredientes para 2/3 personas:

-1 frasco de 200 gr. alubia blanca cocida
-175 ml de aceite de oliva virgen
-1 cebolla bien  grande (o 2 cebollas) cortada en rajas finas (juliana)
-500 gr. de col troceada gruesa
-250 ml de agua caliente (al final tuve que añadir un chorrito más)
-60 gr. de arroz de grano largo
-1/2 cucharada de tomate concentrado
-1 guindilla cayena
-1 cucharada de vinagre de jerez
-1 cucharadita de azúcar
-1/2 cucharadita de pimentón dulce.

Elaboración: (la realice tal cual explica ella en el libro, salvo que las alubias que yo utilizo ya están cocidas)

1.- Ella nos dice que pongamos a cocer las alubias una hora en agua fría y después escurramos el agua y reservemos. Si utilizáis las de frasco obviamente este paso nos lo saltamos.

2.-En una cazuela amplia ponemos a freír la 1/2 de la cebolla con el aceite, la tuve 10 minutos a fuego suave (al 3 en mi vitro) a continuación añadimos la col, subimos el fuego a medio (al 6) y vamos removiendo, la tenemos un rato (como unos 15 minutos hasta que pierda dureza), añadimos el agua caliente, tapamos y dejamos cocer 30 minutos.

3.-Aparte en una sartén pequeña ponemos a pochar en aceite el resto de la cebolla a fuego lento (al 3 en mi vitro) durante 5 minutos.


4.- Añadimos a la sartén de la cebolla, el pimentón y el azúcar, movemos e incorporamos  el vinagre, dejamos a fuego muy lento (al 3) 30 minutos hasta que la cebolla haya caramelizado. Estar atentos no se os queme y si es necesario reducir el fuego todavía más. Reservamos porque irá encima del plato cuando esté terminado.


5.-Añadimos a la cazuela de la col, las alubias, el arroz, el tomate y la guindilla, salpimentamos y dejamos cocer a fuego lento 20 minutos (ella dice 30) hasta que el arroz esté hecho y el líquido se haya evaporado.( Yo tuve que añadir un poco más de agua porque me pareció poca, le eche como 100 ml. más a mitad de la cocción.)


6.- Sólo nos queda servir nuestra verdura con la cebolla caramelizada por encima.

Si os gusta la col o repollo rizado este guiso griego os va a encantar el contraste de la verdura pelín picante con las alubias y la cebolla caramelizada proporciona un juego de sabores muy rico, además de ser un plato muy sano, sencillo y económico.



Hay regalos que se disfrutan doblemente como este libro de mi hijo que me llena de felicidad cada vez que lo abro y cocino.